La Terrible…

La Adicción a una cosa llamada “Menta”

Oh reverendo Mint… Usted es así como todo de menta… como fabricado con mentol chino… ¿Por qué se me hace tan irresistible con esa goma de mascar de menta entre sus dientes? Usted es todo “menta”; huele a menta… exhala menta por sus poros… y eso es algo más fuerte que yo.

Terriblemente Mentolado…

Terriblemente Mentolado…

Lo he observado mucho y yo sé que usted también a mí: ¿Mi nombre? La terrible Candy Soufflé: soy alérgica a la menta, pero es que… en la persona de usted reverendo, ya he superado mi enfermedad, porque ya visité copiosas veces al mejor alergólogo de la ciudad… De tal manera: “mi reverendo”; ¡Porque usted es mío… me pertenece…! Que he decidido regalarle esta caja de bombones rellenos de menta… ¿los aceptaría como un regalo especial de la terrible Candy Soufflé?  No tiene que responder ahora mismo, solo recíbalos con agrado… porque yo estoy muy agradada de observarlo…

Quería hacerle una pregunta reverendo: ¿Qué corre por sus venas que es usted tan frío conmigo? ¿Acaso verde y helado enjuague bucal?  Dicen que algunos tipos de hombres son prohibidos, pero eso no se aplica en mi caso, cuando quiero algo… soy una mujer dominante, mi querido Mint… Se han visto casos de casos, aquí escondida en mi pecho llevo una rosa… con agradable sabor y olor a menta… que aprovecho de obsequiársela… tómela y guárdela en su pecho…

Por cierto quería manifestarle que… Oh…! Me siento nerviosa… ¿Qué tengo en mi pecho? ¡Solo algo de taquicardia… siento que me desmayo… tómeme o me puedo golpear… Oh…! ya estoy en sus brazos reverendo Mint… ¿Puede sentir mi aliento? El suyo yo siempre lo siento a kilómetros de distancia… que rica toda esta situación…

Ponga la mano aquí… ponga la mano allí… y haga lo que su instinto le dicte… y no olvide que traigo conmigo unas toallitas húmedas con olor a menta por si acaso son necesarias en este menester en que estamos involucrados… y que nos ocupa…

Mi chofer tiene unos helados de menta y chocolate en el vehículo esperándonos… para distraernos mientras nos dirigimos al lugar que tengo planeado, porque aquí todo lo planeo yo: reverendo Mint…

Continuemos con este juego: -Con la risa entrecortada con las manos y calladamente ella sentencia- Nunca encontrará una mujer como yo: la Terrible: Candy Soufflé…

 

Sigue leyendo a Juan Carlos Martin