El Desengaño…

¿Quién me pudiera creer?

 

¿La vida me ha puesto en esta circunstancia para servirme a mí mismo o para luchar por la felicidad de la gente? ¿Tengo que sufrir para ser aceptado por ellos o debería exigir lo que creo son mis derechos naturales? ¿Debería aceptar el que me aprueben en lugar de imponerme?

 

Solamente el Supremo puede favorecerme a mí y a los demás, en total armonía… pero siento que hay mucha desconfianza y no hay tampoco correspondencia… que no hay suficiente “feed-back” como yo quisiera, quizá no estoy preparado todavía…

 

Y dicen cosas tan fuertes pareciendo tener siempre la razón, que a veces asustan. Invoco y venga mi Ángel para ordenarlo todo… porque hay tantas lagunas históricas, que verse atacado de esta manera es muy fuerte y lamentable. No es sencillo el aceptarlo o digerirlo…

Sufrir este desengaño es algo terrible y trascendente: las puertas de la locura están abiertas de par en par; como también se pueden cerrar para siempre… en manos de la cordura…

 

¿Qué tengo yo? ¿Por qué me elegiste? ¿Quién manipuló mi figura y mi persona? ¿Qué es históricamente verídico y qué no? ¿Qué tanto se inventó? ¿Qué queda en mí de la memoria ancestral? ¿Soy exactamente el mismo? ¿O soy otra cosa?

 

Definitivamente esta es una escogencia rara… pero muy rara.  Que llegue el lector indicado y lo descubra todo… Dios, ayúdame a no descansar hasta implantar el “deber ser”… Dependo de ti… Si esto no va para ninguna parte, haz la bendita sustitución de objetivos e ideales… Que ya siento un cansancio emocional severo… que no es fácil esta misión… Nunca se dijo que era fácil… pero dame sesteo…

 

Una sola gota de agua cae y lo bendice todo…

 

Sigue leyendo a Juan Carlos Martin