Rieles

que de cuando en cuando bajan

interrumpen el destino horizontal y abruptamente bajan

vías diferentes que de pronto son la misma

obra del empleado

que se encarga de mover una palanca

y todo un tren, con la velocidad que marcha

salta y cae justo al lado, en otros rieles

y así baja, descendiendo o ascendiendo

con el único destino de viajar

adelante o hacia atrás mediante rieles

que se extienden sobre páginas y páginas

territorios no explorados totalmente

donde siempre hay habitantes que reciben

que le dan la bienvenida al tren o no

con barreras que demoran y revisan

cada tantos horizontes como el tren llegue a alcanzar

hay barreras que se rompen y el tren sigue

a la gente y a las páginas

el tren sigue hacia los rieles

a sí mismo y maquinista, porque el tren

usa rieles y sin rieles ya no hay páginas

y sin páginas no hay habitantes, como el hombre

o el empleado que maneja la palanca

la palanca que destina tren y rieles

otro salto, las barreras, habitantes.

 

Juan Pablo González

También te puede interesar:” Tiempo Muerto[/alert