La tierra es apenas una mota de polvo suspendida en la inmensidad del Todo, y nosotros, los seres humanos, que somos mucho menos que esa mota de polvo, no sabemos vivir en ella, y lo hacemos de manera convulsionada; creando un verdadero CAOS social. ¡No somos inteligentes! Creemos serlo, pero tengo la plena certeza de que un hombre SABIO no haría todo el desastre que nosotros venimos realizando desde hace miles de años. Y lo peor de todo esto, es que NO aprendemos nada, repetimos los mismos errores de siempre, una y mil veces. Hemos comprobado que las GUERRAS no sirven para nada más que vender armas (fabricadas por los mismos que producen las guerras) y asesinar a  gran escala; y a pesar de la SANGRE derramada y el tremendo SUFRIMIENTO ocasionado a hombres y mujeres del mundo entero, seguimos haciéndolo. ¿Dónde está la inteligencia? ¿Para qué nos sirve tanta tecnología si todavía seguimos actuando con la misma brutalidad del hombre de las cavernas?

El hombre es una pequeña bestia disfrazada de modernismo, pero sus actitudes para con la vida siguen siendo inhumanas, y para llegar a ser un hombre depurado en todos los sentidos de su existencia, todavía quedan miles litros de sangre por derramar. Espero que el DESPERTAR comience a producirse de manera masiva, así podremos ver de una buena vez, una humanidad elevada y en armonía, de lo contrario, estamos en grave peligro.

Los líderes religiosos y políticos tienen que darse cuenta, no pueden seguir permanentemente en la oscuridad del EGOÍSMO, creyendo que cada religión o ideal político tiene la VERDAD única. ELLOS, utilizando el PODER que la misma MASA dormida de sus seguidores  les brinda, lo utilizan para someterlos a un mísero destino y sumirlos en la ignorancia; y una masa ignorante no tiene poder de decisión porque NUNCA podrán alcanzar la verdad, mientras sigan siendo solamente seguidores de dogmas e ideales políticos. La verdad es mucho más profunda que repetir todo lo que se viene diciendo desde hace miles de años.

El ser humano sé esta desmembrando y los líderes religiosos y políticos siguen contribuyendo con todo esto porque colaboran para que todo sea así, porque les conviene que así sea; ELLOS viven enfrentándose y enfrentando a sus seguidores, cuando tendríamos que estar TODOS UNIDOS en el AMOR. Si todas las religiones dicen profesar el amor ¿por qué nos odiamos? ¿Cómo es posible? Creo que estamos totalmente equivocados y que nunca podremos alcanzar la PAZ mientras sigamos fragmentados de esta forma tan estúpida. Somos todos seres  pertenecientes a la raza humana y no podemos vivir como tales, nos destrozamos unos a otros peor que los animales ¿dónde está la humanidad si una persona me odia porque no pienso como él?  Me parece que todos podríamos vivir en amor, elevados hacia la inteligencia de la comprensión mutua, de ser seres íntegros y HUMANOS, como tendría que ser, y asi vivir todos hermandos y en PAZ; pero NO, no la hacemos así, somos una raza de imbéciles y nos creemos inteligentes. ¡Cuánto nos falta por crecer!

A veces sueño despierto y VEO más allá de todas las realidades, imaginando a un cristiano rezando en un templo judío, a un budista meditando en una mezquita, al musulmán orando junto al hindú, y a todas las religiones liberadas de arcaicas ataduras, para así darles libertad a sus fieles y permitirles que tengan la suficiente INTELIGENCIA de fusionarse con otras tradiciones religiosas, para que el ser humano pueda crecer espiritualmente a niveles profundos de CONCIENCIA. Pero mientras sigamos en la postura infantil de querer defender lo que cada uno considera su religión, nunca tendremos paz y nunca podremo alcanzar AQUELLO que han alcanzado los grandes hombres de la humanidad como: Jesús, Buda, Zoroastro, Moisés, Rama, Mahoma, Hermes y tantos otros mas). Todos ellos, nos han hablado del AMOR, de sentirnos como hermanos, de amar al prójimo, amar al enemigo, nos enseñaron a NO MATAR, a despegar de nuestra ANIMALIDAD, a no ser CELOSOS; envidiosos, mentirosos, avaros; nos mostraron una forma de vivir que no tiene absolutamente nada que ver con nuestra sociedad. Evidentemente no hemos comprendido casi nada ¿qué nos pasa? ¿Por qué no amamos al que piensa diferente? ¿Por qué lo condenamos? Si todos somos desprendimientos divinos de una sola REALIDAD ¿por qué nos matamos de una manera tan salvaje y cruel?

Es bien claro que no hemos comprendio sus enseñanzas, salvo raras excepciones; y seguimos tan dormidos como hace miles de años atrás. Si el hombre no despierta pronto, la humanidad quedará atascada en la desolación total, de ser un pobre HUMANO, perdido, angustiado y limitado al dolor eterno de no comprenderse a si mismo.

Hasta que el hombre no indague en la profundidad de su ALMA, nunca podrá acceder al camino REAL de ser él mismo ante la verdad.

 

Sigue leyendo a Juan Pomponio