Cómo olvidar aquel viaje, cómo olvidar lo que me enseñaste

Cómo olvidar tu pelo, cómo olvidar tus miedos

Cómo olvidar tú forma de hablar, cómo olvidar tus gestos

Cómo olvidar tu forma de mirar, cómo olvidar tú forma de amar

Cómo olvidar tú forma de reír, cómo olvidar tu forma de sentir

Cómo olvidar tú forma de vivir, cómo olvidar lo que contigo fui

Aún trato de olvidarte, pero es imposible borrar las huellas que dejaste.

Es imposible no recordarte, es imposible no amarte.

Fuiste gran parte en mi vida, fuiste esa persona que nunca se olvida

En este pequeño poema, intento ser alguien

Ser esa persona que creaste, ser esa persona que un día amaste.

Sigue leyendo a Judith Méndez