Como hojas que caen, así tus lágrimas
Ellas borraban cada espacio que quedaba
Tus lágrimas mojaban la tierra
La tierra seca, ya no se encontraba
Mojaban ellas cada espacio que quedaba
Entre mis dedos todavía queda, esa esencia
Esa esencia, que con tanta paciencia me brindaste
Solo en segundos me tienes, pero no me entretengas
Luego llegan las quejas, de aquellos que nos cuidan
Desearía ver tu corazón, para saber quien te hizo daño
Desearía ser pájaro, volar a tu lado

 

Sigue leyendo a Judith Méndez