El mar refleja al astro más bello de la tierra,

satélite natural, que alumbras en la oscuridad.

Tienes ocho fases, ¿con cuál me quedo?

Los románticos te doran,

los astrónomos te admiran.

Por la noche, tú me guías.

De día dormida, de noche me cuidas.

Madre de la noche, hermana de las estrellas.

La más bella de todas, luna llena.

Protagonista de leyendas, de noches y de cenas.

 

Sigue leyendo a Judith Méndez