Estrellas iluminan el firmamento, tus lunares son como ellos

Delicada tu piel, como las plumas de un cisne

En el  río de tu boca bebo, me embriagan tus besos

Emborracharme de ellos, es poco y más quiero

Beber del ahora, Beber del presente

Y en el futuro, quiero seguir escribiéndote

En primavera, ser pañuelo

En verano, ser abanico

En otoño, paraguas

En invierno, tu abrigo.

Sigue leyendo a Judith Méndez