Anochece, preparado para escapar.

Escapar de mi vida, escapar de la monotonía.

Deseo encontrarme contigo, en aquel lugar donde nos conocimos.

La luna aún no ha salido, las luciérnagas alumbran mi camino.

Piedras en el sendero, el lago lleno.

Nieva, es febrero.

 

Tengo temor, pero verte es un consuelo.

El consuelo de estar contigo, decirte cosas al oído.

Hoy soñaremos juntos, veremos las estrellas,

esas estrellas son testigo, amor prohibido.

 

Amor prohibido, así lo llaman, dos personas que se aman

Se aman sinceramente, dos personas que se quieren

Qué importa ser del mismo sexo, qué importa no ser opuestos.

 

Opuestos, ni el destino.

Un secreto a voces, ya no hay peligro.

 

Sigue leyendo a Judith Méndez