El 80% de los mexicanos considera a su transporte público como malo, caro y sobre todo inseguro. ¡Con razón!, en los últimos años ha existido un brutal aumento en la violencia cometida en los buses del Estado México, haciendo que la gente que sube a los buses en México haga el recorrido con los ojos bien abiertos y pendientes de cualquier alerta que les pueda prevenir del peligro.

La rutas del terror en México

La rutas del terror en México

Y es que los pasajeros ya no confían ni del cobrador, que pareciera rutinario que se presente con mal aspecto y la cremallera de los pantalones sin cerrar. La desconfianza es tanta que dormir está casi prohibido para evitar los asaltos y es muy raro encontrar a una persona que no haya sido asaltada, por lo que no se atreven a subir al transporte público con más de 50-100 pesos o un celular bueno.

Cada día, en el Estado de México (la capital del país y los pueblos aledaños) se hacen 12 millones de viajes para transportar a más de 4 millones de personas. Ya que dentro de esta jurisdicción se encuentra uno de los cinturones industriales más imponentes de América Latina; sus 16 millones de habitantes, se sube cada día, desde antes de que amanezca, al transporte público, dedicando casi 3 horas diarias para ir y venir a su puesto de trabajo; viéndose obligado a utilizar los buses.

Estas son las rutas más peligrosas:

México-Exatepec-Tizayuca: Según datos oficiales los 49 kilómetros suponen uno de los trayectos más peligrosos del país. El año pasado, en el Estado de México, se denunciaron cientos de asaltos que dejaron, al menos, 50 muertos, 15 de ellos de pasajeros que se resistieron al atraco.

La rutas del terror en México

La rutas del terror en México

Toluca-México: Los pasajeros de esta ruta cuentan que un día un pasajero se cansó de tanto robo, que esperó a que lo asaltantes vaciaran los bolsillos del pasaje hasta que se levantó desde la oscuridad de los asientos traseros, y de un certero disparo mató a los ladrones. Luego devolvió lo que habían robado a sus dueños, ordenó parar el autobús y se fue. Ningún testigo lo delató y jamás se presentó denuncia formal por aquello.

Ecatepec: Este pueblo concentra un 15% de todos los delitos que se registran en el Estado de México. Aproximadamente, cada mes hay cien muertes violentas y 150 violaciones. Y si así es el pueblo, los buses que van al ‘peor lugar para vivir’ son lo más parecido a una película de terror. Este tema será fundamental para la elección del nuevo gobernador que se elegirá en las elecciones del 4 de junio y su función será la recuperación de la seguridad para los ciudadanos.

Estas rutas son tan peligrosas de las que ni los choferes han salido inmunes, mismos que ya no soportan más la tensión del peligro, pero se quedan porque tienen que trabajar, obligándose a acostumbrarse a la muerte, a los disparos y al crimen.

Sigue leyendo a Justo Bibes