Te encontré

conjugando los tiempos

del olvido.

Aún así, invisible,

me senté a tu lado.

Me inspiraste,

colándose cada centímetro

de mi

en cada hueco

de tu cuerpo.

El aroma de mi piel

quedó preso en tu deseo

y acordamos ser del otro

la catarsis

de algo nuevo.

#laescritoracotilla