95 “La novela gana siempre por puntos, mientras que el cuento debe ganar por knock-out.”

Julio Cortázar

La seducción del cuento

La seducción del cuento

Un cuento no es una simple historia corta, y nunca nace del capricho de una idea fugaz. Necesita de un escenario y de toda una estructura detrás de cada personaje sin importar en qué esté inspirado. Dada su brevedad, debe atrapar desde las primeras letras, golpear con fuerza en los sentimientos más profundos. No hay tiempo ni espacio para sutilezas y tiernos arrumacos que conquisten el corazón del lector.

El cuentista suele iniciar la historia directamente con la acción, su objetivo es intrigar al lector.

Afirma Horacio Quiroga «…el comienzo ex abrupto, como si el lector conociera parte de la historia que le vamos a narrar, proporciona al cuento insólito vigor»

El cuento ocurre en un espacio de tiempo breve, tiene pocos actores y una localización principal. Todo debe ser simplificado e impactante.

No se cuenta una historia, se la muestra poniendo en movimiento a los participantes. Hay quienes afirman que el protagonista debe aparecer en una acción física o Psicológica.

El escritor deja entrever elementos claves y el lector debe rellenar los huecos, de tal forma que la intriga lo mantenga expectantes hasta ese último giro, un golpe de efecto, una sorpresa que dé un nuevo sentido al texto.

Para ello, la última frase es fundamental. Su misión es arrojar luz sobre el resto de la narración.

Les dejo algunas opiniones que me resultaron interesantes.

Osvaldo Ferrari Pregunta sobre cómo se produce en Borges el proceso de la escritura.

«En el caso de un cuento, por ejemplo, bueno, yo conozco el principio, el punto de partida, conozco el fin, conozco la meta. Pero luego tengo que descubrir, mediante mis muy limitados medios, qué sucede entre el principio y el fin… Luego, hay que buscar la época… elijo lugares…».

Gabriel García Márquez dijo sobre el cuento:

La seducción del cuento

La seducción del cuento

 «El esfuerzo de escribir un cuento corto es tan intenso como empezar una novela. Pues en el primer párrafo de una novela hay que definir todo: estructura, tono, estilo, ritmo, longitud, y a veces hasta el carácter de algún personaje».

«El cuento, en cambio, no tiene principio ni fin: fragua o no fragua. Y si no fragua, la experiencia propia y la ajena enseñan que en la mayoría de las veces es más saludable empezarlo de nuevo por otro camino, o tirarlo a la basura».

En un buen cuento las letras fluyen y atrapan al lector, le estimulan para reconocer situaciones y para empatizar con los personajes. El escritor atrapa la atención del lector desde la primera línea, y sin desvíos, lo conduce hasta el final, dejándole después de la lectura la necesidad de volverlo a leer.

En el universo de la literatura podemos encontrar, en algunas ocasiones, una pequeña estrella que con mínimos recursos permite que en torno a ella surja todo un sistema solar rebosante de vida.

Sigue leyendo a Liliana del Rosso