Estamos tan acostumbrados a involucrarnos con lo primero que se nos atraviesa para obtener grandes logros, que nos emocionamos ante el reto que representa el desafío de salir avante de cualquier reto que se nos presente, pero muy en el fondo no lo hacemos con convicción propia sino porque creemos que el triunfar nos hará mejores personas, cuando la única verdad es que cada logro, cada triunfo, cada reto superado, la vida nos está dando una experiencia día tras día.

Las experiencias nos fortalecen, nos hacen conocernos y saber de qué somos capaces,  hasta dónde podemos llegar, qué podemos y qué no podemos lograr. Una experiencia es como abrir el libro del conocimiento que traemos impreso en nuestro interior, solamente que a veces somos tan necios que no nos gusta la página que estamos leyendo.

Una experiencia es como abrir el libro del conocimiento

Cuando Te Sientes Estancado

Cuando sentimos que nos estamos estancando es porque nos obsesionamos por lo que creemos que es correcto y no nos abrimos a darle la bienvenida a las nuevas experiencias que seguramente nos traerán nuevos conocimientos, otra forma de ver la vida, pensamos que ya no podemos avanzar y muchas veces se debe a que se ha perdido el enfoque de lo verdaderamente importante.

Lo que no sabemos es que detrás de todas esas actividades que desarrollamos todos los días ávidos de obtener una medalla, se encuentra el milagro de irnos adentrando hasta que lleguemos a conocer nuestro Yo Interno, que vive libre de competencias, y que nos ofrece obtener lo mejor de nosotros mismos.

Es por esto que cuando alguna de las cosas que normalmente hacemos nos nos funcionan, cuando estos desafíos nos ponen el pie y tropezamos, empezamos a entrar en el mundo de la desconfianza, del desencanto, de la frustración y si no ponemos atención a lo que estamos sintiendo, entonces nos empezamos a desconectar del milagro de la vida, dando paso a un sentimiento de estancamiento en el que nuestros esfuerzos por emerger pareciera que se agotan tan solo de pensar cómo le haré para salir de ese atolladero.

No hay que dejarnos engañar por lo que aparentemente vemos, es momento de aprender a escuchar, a ver, a sentir, a asimilar y aceptar lo que verdaderamente se está manifestando a nuestro alrededor, esto nos ayudará a sentirnos estimulados y retomar la confianza en nosotros mismos y capturar las energías que estamos despidiendo en forma dispersa.

“Las experiencias nos fortalecen, nos hacen conocernos y saber de qué somos capaces…”

Una forma de mejorar la percepción de lo que te sucede es meditar, hazte el hábito de hacerlo todos los días, se ha comprobado científicamente que la meditación es una parte importante para que nuestra mente retome lo verdaderamente importante dentro de todo lo que se te presenta día a día, cuando hacemos este ejercicio mental, es como tomar el control del timón que en un momento dado se ha quedado sin quien lo maneje y que está dando vueltas sin saber qué rumbo tomar.

 

COMO EVITAR SENTIRTE ESTANCADO:

 

  • Rememora todo lo que has hecho en tu vida, y analiza hasta dónde te han llevado tus habilidades y capacidades.
  • Ámate, toma el mérito propio de tus triunfos, no se lo des a nadie más.
  • Siente la energía con cada meditación, déjate envolver por tu fuerza interna que es la que te sostiene aún en los vendavales más fuertes.

 

La percepción de que se está estancado, es solamente eso, una ilusión a la que se le va dando forma, porque se olvida que una persona cuenta con muchísimas capacidades y habilidades que le han llevado a sacar en otros momentos lo mejor de si. Que ha ganado infinidad de batallas y nunca se ha dado por vencido.

Sigue leyendo a Lili Soto