¿PORQUE SOÑAMOS? – QUÉ SUCEDE CUANDO DORMIMOS

 

¿Te has preguntado alguna vez, por qué duermes? Se podría pensar que dormimos para que nuestro cuerpo pueda descansar, pero dormir implicar mucho más ciencia, hay personas que casi no duermen aún con todos los avances médicos que existen en esta materia y algunos individuos muy desarrollados espiritualmente tienen la capacidad de permanecer en vigilia toda la noche sin ningún detrimento para su salud.

 

Si has padecido de insomnio crónico, seguramente has llegado a sentir esa ansiedad y falta de concentración que aumentan de forma considerable después de una o dos noches sin dormir, una de las teorías relacionadas con el sueño afirma que dormimos para conservar nuestra energía, otra más dice que es para conservar nuestras provisiones de alimento, puesto que, cuando perdemos la conciencia, reprimimos el mecanismo de hambre y la teoría de tiempos ancestrales de que cuando dormimos no se era presa fácil de los depredadores, ya que cuando estamos dormidos nuestro cuerpo se asemeja al de un cadáver.

 

Todas son teorías que nos están recordando lo esencial que es dormir y no es casual que sea en la noche que lo hacemos, en la oscuridad nuestra visión se reduce, el mundo se nos vuelve extraño y en consecuencia nuestra imaginación se dispara, por eso al entrar en un sueño profundo nuestra mente insiste en seguir ocupada con imágenes (sueños)

 

LAS FASES DEL SUEÑO

Aún cuando no nos damos cuenta cuando estamos dormidos nuestro sueño pasan por 4 fases, cada una de ellas se distingue entre sí por su nivel de profundidad por ejemplo cuando estamos en la Fase I el sueño no es muy profundo en cambio cuando estamos en Fase IV alcanzamos un grado máximo de intensidad.

 

Cuando nos vamos a dormir entramos en un periodo en el que nos vamos Alejandro paulatinamente y poco a poco nuestro sueño se hace más profundo hasta que finalmente (Fase IV) la respiración se vuelve lenta y regular al tiempo que la actividad cardíaca disminuye su ritmo y la temperatura corporal desciende y el metabolismo del cuerpo reduce su actividad en forma sensible.

 

Más o menos una hora y media después de habernos dormido, nuestro cuerpo ya ha superado las 4 Fases, es entonces cuando retrocedemos y volvemos a pasar por todas los niveles hasta reiniciar en la fase I, todo ello soporta un nuevo aumento del ritmo respiratorio y cardíaco. En forma paralela las ondas cerebrales vuelven a registrar una actividad parecida a cuando recuperamos la conciencia, así es que estamos en un momento de transición por lo que nuestro cuerpo suele cambiar de posición M.

 

Hasta ahí todo indica que en cualquier momento podríamos despertarnos, pero no es así, ya que nuestro tono muscular se reduce y por eso es ahora cuando nos es más difícil que recuperemos la conciencia. Al mismo tiempo nuestros ojos se empiezan a mover detrás de los párpados (de arriba j¡hacia abajo y de un lado a otro), este movimiento de llama REM por sus siglas en Inglés (rapid eye movement).

 

Esta Fase REM es particularmente importante para los que se interesan por lo sueños, porque durante esta breve etapa (de 5 a 10 minutos) es cuando nuestra actividad onírica se vuelve más intensa, repitiéndose esta etapa durante toda la noche unas 4 a 7 veces y a medida que pasa la noche las etapas son más largas, así que la fase REM alcanza una duración de aproximadamente veinte a cuarenta minutos.

 

En términos generales un adulto disfruta de una hora y media de sueño REM, las personas mayores unos quince minutos menos y un bebé pasa el 60% del tiempo que duran dormidos, qué envidia!

 

Entonces durante la noche nuestro sueño se divide en 4 períodos distanciados, pero ¿Qué sucede justo antes de sumergirnos en la primera fase? ¿Estamos aún despiertos?, no exactamente. En el momento en que nuestra mente se debate entre la vigilia y el sueño empezamos a perder contacto con el mundo que nos rodea sin que los cambios fisiológicos característicos del sueño se hagan aún patentes.

 

Este punto intermedio ha sido denominado por los psicólogos como “estado hipnagógico” que es un período en el que, a pesar de que estamos dormidos, nuestro cerebro genera imágenes que, a veces, pueden ser de gran belleza. En cierta manera estas imágenes rivalizan con las de nuestros sueños, sin embargo esta etapa hipnagógica no puede considerarse onírico porque las escenas que se vislumbran en esa fase nada tienen que ver con ls episodios de argumento más o menos coherente que caracterizan los sueños, porque no están vinculadas con nuestras experiencias.

 

A veces justo antes de dormirnos sentimos una sensación de estar flotando o volando y podemos captar escenas tan nítidas que llegan con una claridad tan comparable a las experiencias visuales reales, pero estas experiencias se desvanecen como burbujas cuando despertamos y apenas las recordamos, por lo tanto nos sirve de poco para conocer los mensajes que el inconsciente nos quiere transmitir.

 

Sin embargo, la belleza de las imágenes en esa fase pueden ser de creatividad para los artistas, el pintor Salvador Dalí entre otros era un gran amante de las escenas hipnagógicas, recurría a lo que se conoce como “El sueño del monje” que consistía en acostarse con una gran llave de hierro en la mano, con el primer sueño la llave caía al suelo sobresaltado y en su cabeza conservaba las imágenes hipnagógicas que posteriormente trasladaba a los lienzos de forma magistral.

 

Si tu quieres tener creatividad sólo debes acudir a este estado procurando centrar la atención en un punto concreto, por ejemplo en el tercer ojo de los yoguis que se encuentra en el punto medio entre os dos ojos, puede ser también la región del corazón o la coronilla, estos tres puntos son según la filosofía del yoga los principales puntos de energía sutil, no física del cuerpo humano.

 

Se trata de tener un lugar donde dirigir la mente, lo principal de este estado hipnagógico es que nos acerca de modo progresivo a nuestro yo profundo y todo ello ayuda a comprender y sacar mayor provecho de los sueños.

 

Así que ¿Porqué no intentarlo?

 

Sigue leyendo a Lili Soto

También te puede interesar:” ¿Sabes Qué Temperamento Tienes?[/alert]