En palabras de Pitágoras y Sócrates,  el ser humano visita a sus antepasados durante sus sueños, en esa época el sueño se evocaba con cánticos música, inciensos olorosos, leche, miel y anacardos para realizar el viaje al mundo de los Dioses, Posidonio, filósofo Griego decía “Los Dioses mismos conversan con los que duermen”,  a su vez Cicerón con su pensamiento: “La vida es breve y el Arte es grande” hablaba en su Tratado de Adivinación de 3 tipos de sueños:

 

  1. Los enviados por Dios
  2. Los enviados por los Angeles
  3. Los que vive el alma por si misma

 

Los sueños nos llevan a dejar atrás el peso de los sentidos, porque podemos adentrarnos en las regiones inexploradas que nos habitan, y mientras dormimos nos permiten descifrar el significado de nuestra historia vivida. Cuando estudiamos sus símbolos y se comprenden, te pueden llenar de conocimiento y sabiduría, con nuestros sueños es como accesar en una biblioteca interior invisible donde se reúnen infinidad de libros y te llena de felicidad conocer sus signos, desentrañar las escrituras, los colores.

 

Cada noche, al soñar te trasladas a un Universo paralelo al alcance de todos, donde te puedes servir de ese mundo con una actitud inteligente y responsable, ahí en ese Universo puedes llenar tus sentidos con los olores del azahar, el olivo, frutos, y al despertar empezarás a recolectar todos estas piezas para empezar a armar un gran rompecabezas.

 

Hipócrates decía: “Quien conoce  la dimensión de los sueños profundiza en ella sin falsedad y excava en esa dimensión como si fuera un gran pozo”, los sueños son jeroglíficos, es un compendio de realidades y dimensiones de nosotros mismos que no conocemos.

 

Ahora bien,¿Porqué nos fascinan los sueños? ¿A quién no le gustaría comprender su verdadero significado y saber cuál es el mensaje personal que encierran? Sabemos que el sueño es un estado diferenciado de consciencia en el que TODO es posible, al soñar cambiamos la realidad por un mundo de posibilidades ilimitadas y esto está al alcance de todas las personas.

 

Siempre se ha tenido un gran interés por los sueños, su significado en nuestras vidas, pero en las últimas décadas se le ha tomado un mayor interés que ha llevado a los científicos a realizar nuevas formas de estudiarlos con resultados muy interesantes, se conocen mucho mejor sus posibilidades en su mayoría beneficiosas para el auto-conocimiento.

 

Durante el ciclo del sueño no todo el tiempo estamos soñando, y algunas personas olvidan totalmente lo que han soñado y afirman que nunca sueñan, cuando hay otras que los recuerdan en forma muy real. Hay veces que solamente recordamos fragmentos, o las cosas  o personas que más nos han impresionado y despertamos con la sensación de ¿Qué es lo que nos quieren decir nuestros sueños?

 

Los sueños no tienen porque ser proféticos aunque algunos llegan a serlo y las premoniciones existen, es cierto, podrías tomar lo positivo por ejemplo; Cuando sueñas que te enfermas, tal vez tu inconsciente te está avisando que debas visitar al doctor o tener más cuidado con tu salud. Lo que si es muy cierto, es que el interés por el significado de los sueños ha sobrevivido por todas las épocas a tal grado que las obras de Freud, Jung entre otros han hecho del análisis de los sueños una parte importante de la psicoterapia y la comprensión del inconsciente

 

Independientemente de la relación que tengamos con lo espiritual, ahí es donde se encuentra un terreno en donde no llega la razón y los sentidos, y ahí también están los sueños donde en forma inexplicable y asombrosamente en este plano extraño de las cosas seguimos sintiendo sensaciones a veces leves a veces muy intensas, como las que experimentamos cuando estamos despiertos.

 

Sea como sea, ¿Será posible predecir el futuro a través de la lectura de un sueño?, todavía no lo sabemos, sin embargo y a pesar de que queda mucho por descubrir en este campo del poder y capacidades de la mente humana, existen suficientes evidencias que lo confirman.

 

En todo caso , lo que sí es seguro es prestar atención a tus sueños, te va a ayudar mucho a la hora de entenderte a ti mismo, porque te acerca al origen de tus deseos, culpas o miedos.

 

Así que cada noche al acostarte prepárate a soñar y pídele a tu mente que te ayude a recordar por la mañana que soñaste y anótalo en un cuaderno que tengas preparado especialmente para ello.

 

Sigue leyendo a Lili Soto