PARA QUÉ SIRVEN LOS SUEÑOS

 

 

Los sueños pueden considerarse como una película casera que cada persona produce en respuesta a sus vivencias diarias, y tienen por objeto establecer situaciones que también te pueden brindar apoyo en ciertos momentos de tu vida, y con el conocimiento adecuado pueden convertirse en una guía espiritual porque los pensamientos oníricos constituyen una ventana de posibilidades.

 

Es muy cierto que cada sueño es un viaje a lo desconocido y una de las conclusiones que se desprenden de las últimas investigaciones, es que los sueños pueden representar una ayuda impagable para la imaginación, pero sobre todo a la hora de resolver problemas. Sólo hay que saber escucharlos, porque su contenido contiene una gran cantidad de información acerca de los retos emocionales a los que nos enfrentamos.

 

En períodos de crisis nuestra producción onírica se incrementa en forma considerable y significativa tanto en cantidad como en intensidad emocional, si te esfuerzas por recordar e interpretar tus sueños su potencial terapéutico es increíble, porque te ayudan a comprender las reacio es inconscientes que han dado lugar a la situación por la que estés atravesando.

 

Todo lo anterior nos indica que los sueños son excelentes instrumentos para llegar al fondo de los conflictos emocionales, porque el conocimiento de las causas es un paso esencial para la solución de los problemas.

 

Grandes escritores como Allan Poe, William Blake han reconocido que parte de sus obras se inspiraron en sueños, este mismo origen tuvieron los descubrimientos de Einstein, sin embargo ningún sueño puede decirte sobre qué camino debes de seguir, porque tú eres el único responsable de tus experiencias cotidianas y de la forma en que asumes cada día de tu vida, simplemente  tienes que aprender a escuchar tu voz interior que puede aflorar en tus sueños.

Gracias a los sueños, nuestras dos existencias la consciente e inconsciente pueden trabajar para que tu vida sea más creativa y más libre, porque te van a llevar de la mano a conocer y comprender mejor los procesos de pensamiento. Se trata en pocas palabras de encontrar a través de los sueños la verdadera identidad y saber reconocer las heridas, temores, alegrías de cada uno, porque el inconsciente aunque se encuentre oculto forma parte de tu personalidad, los sueños van a esa zona poca conocida y son fundamentales para la comprensión integral del YO.

 

Su contenido simbólico permite recuperar sentimientos reprimidos al mismo tiempo que te proporciona un mapa revelador acerca de las relaciones que te rodean.

 

Y Pensarás ¿Y las pesadillas?, aunque resulte duro de aceptar los sueños nada agradables y las pesadillas son señales valiosas para detectar los aspectos de tu vida que no están en armonía con tu YO y por lo tanto necesitan pronta atención. Tener pesadillas no es para espantarse, simplemente quiere decir que son una prueba de que  el auto-descubrimiento no siempre es placentero, a veces se necesita experimentar el dolor para percibir lo que realmente uno es y desea.

 

Carl Jung que dedicó toda su vida al estudio de los sueños formulaba “Las personas habitamos en una mansión de la que solamente conocemos los sótanos”, sólo cuando nuestra consciencia esta dormida conseguimos vislumbrar algunas de las habitaciones de nuestra magnífica casa: Habitaciones que pueden ser inhóspitas, polvorientas, que nos llenan de temor y ansiedad o bien pueden ser habitaciones magníficas en las cuales deseamos permanecer por siempre.

 

COMO RECORDAR LOS SUEÑOS

 

Existen técnicas para recordar tus sueños de forma sorprendente, porque la mayoría de las veces al despertar seguro has olvidado lo que soñaste, Sigmond Freud decía que en nuestro interior habita una especie de Censor (de censurar) interno que intenta evitar que nuestra actividad onírica se convierta en material consciente; pero con algunos trucos podemos evitar a este Censor:

 

1.-        Antes de irte a dormir deja transcurrir unas dos horas después de cenar.

 

2.-        Para que tengas un sueño profundo evita que los últimos alimentos sean  ricos en grasa, si tomas té, alcohol o café procura limitarlo en este período de tiempo.

 

3.-        Es aconsejable beber agua, zumos, yogur los líquidos facilitan cierta depuración corporal y lo más interesante para nuestro propósito es levantarnos a media noche, esto hará que tomes desprevenido a tu censor interno, lo que te permitirá recordar los sueños con mayor facilidad.

 

4.-        Tener una habitación en la que te sientas a gusto, una cama cómoda, ropa de dormir práctica y antes de dormir puedes practicar algunas técnicas de relajación e incluso puedes tomar un baño de agua caliente antes de meterte a la cama.

Y ahora si, ¿Listo para soñar y adentrarte en tu psique para tener un mejor conocimiento de ti mismo?

 

Sigue leyendo a Lili Soto