Padres maltratados por sus hijos, una realidad creciente

Padres maltratados por sus hijos, una realidad creciente

Cualquier pequeño detalle basta para desatar el infierno del maltrato hacia los padres por parte de los hijos adolescentes y adultos, vivan o no con ellos… No sólo es violencia física, sino que cada vez es mayor la agresión emocional la que utilizan para hacer saber quién lleva la batuta en la relación padres-hijos. Pero, ¿Qué es lo lleva a los hijos a convertirse en verdugos de sus padres?

El maltrato a los padres puede volverse una costumbre y a muchos hijos les parece un disfrute el humillar  sus padres –  que si se dan cuenta o no del daño y sufrimiento emocional que causan, sólo ellos lo saben –  pero la idea que se tiene en nuestra sociedad de que esto sólo ocurre en familias disfuncionales es errónea, se da en todos los ámbitos, sin importar la clase social, sexo, nivel de estudios del agresor, sucede incluso en hogares donde el padre, la madre o ambos, tienen una Licenciatura Universitaria y buenos puestos de trabajo.

La mayoría de los padres que son abusados no quieren denunciar a sus hijos, tal vez porque para algunos es imprescindible la ayuda económica si es el caso, y para otros tal vez el no quedarse solos si aún viven con ellos, piensan que estarán desprotegidos tanto emocional como económicamente, ingredientes que se convierten en armas poderosas para sus vástagos.

Esto se ha convertido en una patología social que cada vez se incrementa más. un hijo que agrede a sus padres en un infractor de la ley porque está ejerciendo una violación de los derechos humanos, esto incluye: El maltrato físico, sexual, psicológico o emocional, la violencia por razones económicas o materiales, el abandono la negligencia y el menoscabo grave de dignidad y la falta de respeto.

La edad promedio en la que comienzan los conflictos suele ser entre los 16 años, y en muchos de los casos la agresividad de los hijos hacia sus padres se traduce en violencia física. Empiezan a agredir con palabras, luego emocional y psicológicamente, se vuelven violentos y su intención es asustarlos rompiendo cosas y en casos extremos aparece el robo llegando al final a los golpes.

Aunque los expertos coinciden en señalar que “No hay un perfil único de adolescente que agrede a sus padres”, En los últimos años, ha habido un incremento alarmante a nivel social, ya que los menores empiezan desde los 10 años edad a humillarlos verbalmente, los chantajean, y a partir de los 16 se sienten con suficiente valor para avergonzarlos y hasta golpearlos sin ningún remordimiento.

Estos agresores no son sólo de familias disfuncionales, pueden ser incluso buenos estudiantes, estar perfectamente integrados en la escuela, con los amigos, pero en casa se comportan como unos tiranos. ¿Y en muchos casos la principal víctima es la madre… triste verdad?

Una de las principales causas de que esté pasando esto lo determina la propia sociedad, y los mismos padres, ¿Por qué?

 

  • La gran permisividad en el comportamiento de los hijos.
  • Falta de fijar límites, dejando que hagan su voluntad.
  • Cumplirles hasta el mínimo capricho.

 

Padres maltratados por sus hijos, una realidad creciente

Padres maltratados por sus hijos, una realidad creciente

La realidad es que este delito habitualmente no se castiga porque no hay denuncia, y finalmente para los padres no debe ser nada fácil denunciar a su propio hijo, además de que las causas para no hacerlo son muchas:  Vergüenza, miedo a otra nueva agresión, frustración y sentimiento de fracaso como padres, esta última es tal vez la que más les importa aún por encima de los maltratos. Para los padres finalmente siempre es muy difícil reconocer que tienen un hijo que los golpea, ridiculiza y agrede emocionalmente.

Actualmente, existen programas de ayuda en Instituciones de Salud Pública para poder reducir y evitar la violencia hacia los padres. Es muy importante que quienes padecen de estos abusos por parte de sus hijos pidan ayuda, que se asesoren y que acudan a profesionales para que les aconsejen, mejoren su auto-estima y aprendan cómo poner un hasta aquí.

 

De acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud, Las cifras aumentan todos los años y cada vez disminuye la edad de los agresores

 

  • Cerca de 1 de cada 10 personas mayores ha sufrido maltrato en el último mes. (Sept. 2016)
  • El maltrato de las personas mayores puede conllevar graves lesiones físicas y consecuencias psicológicas prolongadas.

 

Se prevé un aumento alarmante por el envejecimiento de la población en muchos países.

La población mundial de mayores de 60 años se duplicará con creces, de 900 millones en 2015 a unos 2000 millones en 2050.

En el ámbito mundial, se prevé que el número de casos de maltrato de personas mayores aumente debido al rápido envejecimiento de la población en muchos países y de la posibilidad de que sus necesidades no puedan atenderse plenamente por falta de recursos.

Entre los factores socio-culturales que pueden afectar al riesgo de maltrato de las personas mayores se incluyen los siguientes:

 

  • La representación de las personas mayores como frágiles, débiles y dependientes;
  • El debilitamiento de los vínculos entre las generaciones de una misma familia.
  • La falta de fondos para pagar los cuidados que un padre adulto requiere.

 

Así que si formas parte del equipo de “agresores hacia los padres”, ya sea te des o no cuenta, lo hagas con intención o no, piensa que la próxima vez que te desesperen, les grites, los humilles, descargando tus frustraciones, tu coraje, tal vez hasta tus miedos en forma de ira, simplemente recuerda que tú estarás en unos años dentro de estas estadísticas que presenta la OMS, y tal vez estés a tiempo de romper esa cadena que cada vez se va haciendo más gruesa.

 

Sigue leyendo a Lili Soto