El Tao Te Ching es más que el libro más importante de la Filosofía China, es uno de los más leídos de lo que podría llamarse la “Literatura de la Sabiduría”. Fue escrito en el Siglo VI A.C. por un sabio taoísta llamado Lao Tsé (Lao Tzu) quien fuera contemporáneo de Confucio.

 

Existen varias versiones antiguas de este texto, pero la más antigua fue descubierta en 1993, en una tumba cerca de la Ciudad de Guodian, en la provincia de Hubei, China, y fue escrito en tablillas de bambú, material muy utilizado en ese país.

 

Es un libro apasionante que está dividido en 81 versículos en dos secciones. La primera sección empieza con la explicación de la enigmática naturaleza del Tao (que se traduce como “El Camino”) y la segunda sección se abre con la explicación de la naturaleza del Te (“virtud”, “poder”, “cualidad” o “el bien”) y la tercera palabra Ching significa “Clásico” por lo que el libro de traduce como “El Libro Clásico del Camino y la Virtud”.

 

Este libro es de particular instancia para la escuela taoísta china, así como para la religión taoísta y para el budismo chino, y ha sido traducido a cientos de idiomas que lo ha hecho accesible a un público de todos los niveles en el mundo.

 

El texto original se compone de 5,000 caracteres chinos, muchos de los cuales tienen múltiples significados y fue escrito en un estilo críptico (un texto no comprensible para cualquiera, está escrito sólo para el entendimiento de unos pocos)

 

Lo poco que se sabe de este libro, es que según la tradición, Lao Tsé lo escribe en una noche en el cual puso todo su conocimiento del Tao, antes de desaparecer para siempre. Este libro no es diferente a los otros, sin embargo puedes darle vida si pones en práctica lo que en él está escrito.

 

Actualmente muchos estudiosos ponen en duda la existencia histórica del Tao, e incluso si realmente existió Lao Tsé,  en cambio se sugiere que el texto posee una naturaleza de antología de proverbios recopilados durante un largo período de tiempo antes de tomar su forma actual.

 

Lo que si no se puede cuestionar en forma alguna es la profunda naturaleza de la sabiduría universal contenida en este influyente trabajo acerca del Tao Te Ching, porque trata esencialmente de temas referentes a un camino o sendero espiritual recurrentes a lo largo de su lectura. Además posee un significado mucho más amplio y enigmático.

 

El Tao denota el camino supremo de la realidad absoluta, la realidad “tal cual es”, más allá de todos nuestros conceptos, opiniones y entendimiento racional. En uno de sus versículos  dice “Si lo miran, no pueden ver nada, y si lo escuchan no pueden oír nada” también asegura que el mundo no pueden comprenderlo las gentes comunes,  ya que escapa a nuestra comprensión ordinaria.

El Tao nos advierte que si deseamos acumular conocimiento para comprenderlo, no lo lograremos ya que “Entre más se sabe, menos se comprende” palabras muy similares a las que dijo el Filósofo Sócrates “Mientras más sé, menos sé”, pero sin embargo se nos alienta a seguir el camino del Maestro el cual “No desea nada. Sabe cada día menos”

 

 

¿Qué es un Sabio o Maestro?

El que habiéndose vaciado a si mismo de conceptos y opiniones “esta en armonía con el Tao” y como es un “recién nacido” que a su vez ha “alcanzado la unidad con el todo” y ya no posee un “Yo”. Todo esto significa que se ha alcanzado un estado de consciencia que es muy diferente al estado ordinario que experimentamos día a día. Su consciencia se encuentra en unidad con el Tao y está “Libre de deseos”, por lo tanto el Maestro no es dominado por el antojo de sus deseos y su ego.

 

Al dominar al “Ego” o al “Yo”, en lugar de dejarse dominar, el Maestro se libera de la necesidad de actuar conforme al deseo o al interés personal y de esta forma se vuelve un vehículo vacío para el Tao. En este estado liberado del “Ser” mas que el de “Hacer” el Maestro goza de la libertad absoluta, la “libertad de no-elección”, ya que no realiza elección alguna. Es el Tao el que realiza las cosas a través de él.

 

El Tao Te Ching a pesar de que fue escrito hace dos mil quinientos años, en un mundo que era muy diferente en muchos aspectos al actual, debido a los avances de la ciencia y la tecnología y otros aspectos globales, aún con las enseñanzas más valiosas acerca del “Ser”, el mundo es bastante similar al período de los Reinos Combatientes, ya que continuamos teniendo guerras, persiguiendo el poder y un status social, seguimos obsesionados con la adquisición de bienes y riquezas.

Algunos versículos que nos hablan de la maravilla de este libro:

 

“Procura la simplicidad

Coloca a los otros primero,

Modera los deseos (19)

 

Se puede conocer al mundo

Sin salir de la propia casa.

Se puede ver el Tao del Cielo

Sin mirar por la ventana (47)

 

Sigue leyendo a Lili Soto