Dime qué es lo primero que te viene en mente cuando piensas en la palabra ‘película‘. Actores, guión, director, operador, Oscars… Parece que hemos olvidado algo, ¿no? De lo que nadie se da cuenta y es una parte muy importante de cada película, son los títulos de crédito.

¿No te acuerdas de ninguno? Pues entonces este artículo es para ti.

Cuando era pequeña, la parte con créditos era la más tediosa para mí, especialmente al principio.

Siempre ponen muchos nombres que nadie le interesa y otras informaciones muy aburridas.

¿Y para qué sirve esto? Podríamos quitar esta información y dejar solo el nombre de la película, o directamente quitarlo todo.

La parte más importante en cada película de la que nadie se da cuenta

La parte más importante en cada película de la que nadie se da cuenta

“Viaje a la Luna” de Georges Méliès fue la primera película en que aparecieron títulos. En verdad fue una cartulina con el nombre de la película y la compañía de Méliès (el director).

Esta película fue pionera en muchas cosas y entró en la top lista de cada fan de la cinematografía.

Entonces apareció Salvador Saul Bass, un diseñador gráfico que se convirtió en la estrella de títulos. Trabajó con Alfred Hitchcock y le hizo los títulos a Psicosis, Vértigo, El mundo está loco, loco, loco, y la vuelta al mundo en 80 días. Cada de sus piezas es una animación hecha a mano, muy independiente y minimalista.

«Los créditos sirven para preparar al público para lo que viene. Hay que dejarlos expectantes».

– Bass

Saul Bass abrió los ojos a todos diseñadores gráficos, ya que después empezaron a crear piezas audiovisuales en lugar de lista con nombres.

Saul Bass, un diseñador gráfico que se convirtió en la estrella de títulos

Ahora estas piezas forman parte de cada película, preparando al público para la película y a veces mostrando contenido de la película con la manera metafórica.

Sigue leyendo a Luciana Prieto