Te pregunto… ¿cuándo fue la última vez que dijiste “te quiero”? A tu mamá, papá, hermanos, amigos o a tu ser amado… ¿cuándo fue la última vez que le sonreíste a un desconocido?

¿Por qué damos las cosas por sentadas? Y dejamos de decir te quiero o sonreír…

Partamos de varios puntos como para aprender a ser más comunicativos y generar más energía positiva. ¿Sabías que lo único que tenemos es hoy? Entonces porque esperar…

Sabías que muchas veces, entre más cosas positivas digamos y más sonriamos, podemos cambiarle el día a los que están a nuestro alrededor…

Una sonrisa, ¿cuánto cuesta? ¡Nada! Entonces por qué andar sin sonrisa, uno nunca sabe quién lo puede estar viendo y en qué momento nuestra sonrisa puede hacer sonreír a alguien más y se vuelve una cadena de sonrisas…

Sonreír y sus beneficios

  • Uno sonríe para ser más feliz. Tiene un efecto positivo en uno mismo. Muchas veces puede que no tengamos un buen día en el trabajo y la sonrisa no tiene por donde salir de manera natural, pero dicen que, aunque uno sonría “a la fuerza” le envía un mensaje al cerebro para cambiar el estado emocional de uno a lo positivo.
  • Sonreír nos provoca más emociones positivas, porque no solo te alegra el día a ti. Sino hace que los que están a tu alrededor sonrían contigo, es contagioso.
  • Sonreír es confianza, cada vez que sonríes las personas que están a tú la te percibirán como una persona confiable y cercada.
  • Si sonríes, encontrarás soluciones. Muchas veces al estar bajo situaciones de estrés, solo podemos concentrarnos en el problema y estaremos como un estado de visión túnel. Pero cuando empezamos a sonreír nos volvemos más flexibles y usamos nuestra imaginación para encontrar la solución a nuestros problemas.

¿Qué esas esperando para sonreír? Mejora tu salud, enamora, se vive más y es un indicador de éxitos futuros…

Una sonrisa también puede mover al mudo… así que nunca es tarde para sonreír más y contagiar al mundo que tenemos alrededor.

 

Sigue leyendo a Luciana Prieto