Todos sabemos que comer es uno de los grandes placeres de la vida y la mayoría de las personas se defienden en la cocina, pero, ¿cuántos sabemos hacer postres? Y no los de cajeta, postres hechos desde cero.

Quizás ya sepas preparar alguno o tengas curiosidad por aprender, sea el caso que sea, aquí te dejamos los mejores tips para empezar en el mundo de la repostería.

 

  1. Es importante enfocarse primero en lo básico, aprender a hacer recetas sencillas, para luego aprender las más complejas. Existen recetas fáciles para las que no necesitarás muchos materiales y partiendo de éstas, podrás ir aprendiendo a cocinar postres más complicados. Dentro de postres de fácil elaboración, tenemos los bizcochos. Estos pueden ser rellenos o simples, pero si sigues la receta al pie de la letra, de ambas maneras acabará siendo delicioso. Las magdalenas y las galletas de mantequilla son de igual forma, postres de fácil elaboración.

 

  1. Utiliza los ingredientes a temperatura ambiente y evita mezclar fríos con calientes, ya que esto hará que los mismos no se fusionen bien al momento de la preparación del postre, lo que terminará resultando en un desastre. También es recomendable empezar a mezclar todos los ingredientes secos primero (harina, bicarbonato de sodio, etc.) y luego agregar lo demás para que la mezcla sea uniforme.

 

  1. Procura calcular bien las medidas. La repostería, al igual que la cocina en general, se basa en mezclas parecidas a procesos químicos, en las que las porciones exactas son importantes para obtener un buen sabor y una buena contextura.

 

  1. Asegúrate de que, al hornear, mantengas la medida de calor indicada para el postre que estés cocinando, esto hará que la masa crezca bien y no se queme. También es importante recubrir los moldes con manteca para evitar que se la masa del dulce se pegue.

 

  1. Sigue las recetas al pie de la letra. Ya sean escritas o video tutoriales, es importante que las sigan siempre tal cual son, esto te dará muchas más posibilidades de cocinar un dulce delicioso y con buena pinta.

 

EXTRA TIP: Una vez esté listo el postre… ¡A disfrutarlo con los que más quieres! No hay nada mejor que endulzarte la vida y endulzársela a los demás.

 

Cocinar tiene además, ventajas para nuestro organismo, ya que al hacerlo, con el movimiento de las manos y el cuerpo, quemamos pequeñas cantidades de calorías, permitiéndonos un gasto energético que no conseguiríamos si estuviéramos sentados sin movimiento alguno. Hacer postres también sirve como terapia de relajación y ayuda a liberar tensiones, manteniendo nuestra mente lejos de las preocupaciones cotidianas.

 

Y ahora que sabes que nunca es tarde para aprender a preparar postres, aprovecha estos tips para cocinar con tu familia o amigos, te aseguro que será una actividad en la que disfrutarás trabajando en equipo y degustando después.

 

Sigue leyendo a Luciana Prieto