“Los pensamientos y vivencias que tenían tus padres en el momento de la concepción, gestación y nacimiento pueden estar influyendo en la vida que tienes hoy.”

Proyecto sentido de Marc Fréchet- Conferencia de Jean Guillaume

Marc Fréchet y sus aportes a la biodescodificación

Marc Fréchet decía que “antes de ser concebido, el bebé es ya una idea pre-concebida”. Lo que sucede en la vida de nuestros padres (pensamientos, deseos, sueños, expectativas de vida, situación en general), nueve meses antes y en el momento de la concepción, va a determinar nuestra vida posteriormente.

El proyecto sentido es una expectativa inconsciente colocada en el niño, que se orienta a reparar los sufrimientos del árbol genealógico. La búsqueda inconsciente de los padres y de todo el árbol genealógico relacionada con el niño, está ligada con la totalidad del mito familiar, a fin de sobrevivir y adaptarse lo mejor posible al mundo que lo rodea. El niño deberá, desde su vida intra-uterina, absorber toda la historia del linaje al que intenta pertenecer.

Llegará al mundo con el bagaje de los sueños e ideales proyectados de manera inconsciente en él, con todo lo que ello implica, a veces en términos de culpabilidad, sufrimiento e inferioridad, búsqueda de la perfección, etc. En gran medida estos proyectos que nuestros padres nos transmiten en el momento de la concepción de acuerdo a lo que ellos están viviendo, pensando y sintiendo, son proyectos dolorosos y difíciles de llevar. Y los vamos a cumplir de manera automática e inconsciente sin darnos cuenta. Somos individuos con un destino colectivo, venimos al mundo con una función determinada dentro de un sistema familiar, somos como fichas de un rompecabezas que sólo adquiere sentido y dimensión cuando se juntas todas las piezas. Sin embargo, el verdadero propósito de nuestra alma es precisamente, liberarnos de ese destino opresivo, para empezar a vivir la vida que realmente deseamos y merecemos.

Para comprender mejor, ¿qué es el proyecto sentido?, vamos a conocer la historia de Marc Fréchet, puesto que su teoría surge de la observación reflexiva de su propia vida:

Este psicólogo francés, es una de las figuras que más ha aportado a la Biodescodificación, desarrollando y acunando el concepto de lo que hoy se conoce como “proyecto sentido”; esa programación de vida que todos los seres humanos recibimos desde 9 meses antes de ser concebidos y hasta nuestros 3 años. Esa programación inconsciente que recibimos tanto de nuestro padre como de nuestra madre, determina el resto de nuestra vida.

Marc Fréchet fue concebido al final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945. Su madre que había hecho cosas no muy claras durante la guerra, iba a ser juzgada y encarcelada; así que junto a su pareja tuvo la siguiente idea: si durante el juicio ella estaba embarazada, el jurado quizás sería más indulgente y las condiciones en prisión podrían ser mejores. En consecuencia, Marc Fréchet es concebido con la idea de evitar que su madre fuera a prisión, o con el fin de conseguir que su estancia allí fuera más confortable. Sin embargo, al final del juicio, la madre de Marc es condenada a año y medio de prisión, por lo cual, la mitad de la sentencia, los 9 meses de vida fetal, Marc los vivió en el vientre de una madre prisionera y cuando nació, a su madre aún le restaban 9 meses de condena, así que vivió sus primeros meses también en cautiverio, acompañándola a purgar su pena. Esos 18 primeros meses de vida fueron decisivos y determinarían el futuro, la profesión, el carácter, los miedos, los problemas y las dificultades para relacionarse de Marc Fréchet; quien reconoce que no fue un hijo deseado, puesto que fue concebido con un único objetivo: facilitar la vida de su madre, y seguramente, sin el peligro de ir a prisión, él jamás habría venido al mundo. El segundo aspecto que reconoce Marc, es que era necesario que él fuera niño, porque le permitiría a su madre sentirse “respaldada” dentro de la prisión.

Debido al carácter indiferente de su madre, jamás le expresa al niño amor, ni atención, ya que prefiere estar organizando a las reclusas, liderándolas y haciendo planes. Como prisionera, la madre de Marc está rodeada de todo tipo de mujeres, y el bebé es cuidado y atendido tiempo completo, por un gran número de mujeres diferentes. El niño cree rodeado de mujeres, pero a la vez, abandonado por su propia madre. Solo.

El trato que recibió generó a larga, grandes repercusiones en su vida; por ejemplo, jamás logró una relación amorosa estable, vivió siempre rodeado de mujeres, pero jamás logró enamorarse siquiera, vivió sintiéndose aislado entre la gente. Toda su vida sexual y de pareja fue efímera, pasajera, como si viviera esperando un “después”, una “libertad próxima”, una “felicidad próxima”, que le complicaba el día a día. Él descubre que todo en su vida tiene un plazo de 9 meses: noviazgos, amistades, etc., y que incluso, toda su vida se basa en períodos de 9 meses o de año y medio.

Con el paso de los años, Marc decide ser psicólogo, como un llamado de su inconsciente para comprender, aceptar y trascender sus dramas. La mayoría de sus pacientes son mujeres, y es en la consulta que descubre que es muy efectivo tratando a mujeres con esclerosis múltiple, lo que simbólicamente podría decirse que representa: “me siento presa dentro de este cuerpo que no se mueve”, tal como sería vivir cautivo en una cárcel. Él conoce bien la frustración que implica vivir preso, sabe qué decir para provocar la liberación emocional de esas mujeres y ser un mediador en su proceso de sanación. Él comprende que hay una estrecha relación entre su éxito profesional y su historia de vida, y a partir de sus observaciones, lanza su teoría conocida como: “Los Ciclos Biológicos Memorizados”, que expone el principio que nos dice que “todo organismo guarda y preserva en la mente, la memoria de los hechos vividos y las emociones experimentadas en relación a ellos, y estas memorias emocionales se plasman directamente en nuestras células, y se pueden heredar a generaciones futuras”. También descubrió que los hechos vividos por una persona, se guardan con plazos, tiempos y precisiones específicas. Tal y como ese plazo de 9 meses representa para él sus ciclos de vida, sus relaciones amorosas, sus temporadas con amigos, sus noviazgos. Para él, el ciclo biológico memorizado es: 9 meses.

Es como vivir programado para que “algo” ocurra cada cierto tiempo, en alguna fecha, hora o temporada específica del año. Es un impacto emocional que se ha quedado grabado en la memoria celular y al ser proyectado en ciertas épocas, la mente busca replantearlo para que la persona lo solucione, actuando de una manera diferente.

El sentido biológico, la biología humana busca inconscientemente “solucionar” una vivencia dramática, liberando el impacto emocional de forma eficiente y permanente, para que podamos vivir libres de cargas. Nuestra mente, como si se tratara de una película, proyecta la misma situación para darnos otra oportunidad de hacer lo correcto, aprender la lección e integrarla en la consciencia.

Sigue leyendo a Luz Katherine