Me gustaría empezar comentándoles que México cuenta con muchos lugares hermosos, pueblos mágicos llenos de historia, gastronomía deliciosa, fauna y flora sin igual, pero también está lleno de rincones, ciudades, pueblos escondidos que guardan tanta historia e increíbles aventuras, y eso me sucedió en Comoapan está situado en el Municipio de San Andrés Tuxtla (en el Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave).

El puente del amor – La historia de una pareja

A la entrada de San Antonio Comoapan, puedes encontrarte con una estructura, un poco olvidada, vieja e incluso oxidada a la cual la acompaña una historia de amor: el Coronel Don Celso Ortiz Moreno estaba enamorado de una hermosa mujer llamada Maria Mauyer, originaria de Calería pueblo de Veracruz y a la cual en ocasiones cuando quería verla, esto le era muy difícil porque no existía el puente en Comoapan, y el río que cruzaba las aguas era de corrientes fuertes, por lo cual no podía trasladarse hasta la vecina comunidad para ver a su amada.

 

Muchas veces la joven pareja se había quedado con ganas de verse, de platicar y pasar un momento juntos.  Afortunadamente el Coronel tenía por amigo a Don Octaviano Carrión Riveroll, quien fue compadre de Porfirio Díaz y que se encontraba en el gobierno federal de ese entonces, y por algunos acuerdos se hicieron las administraciones para llevar a cabo la construcción del puente del amor; aquí aplica que el que quiere estar con alguien, puede.

En 1898 se compra la estructura a la compañía Boston Bridge Works en Estados Unidos e ingenieros alemanes se encargaron de la construcción completa del puente, cuya armazón viajo por vía marítima para llegar a Veracruz. Un año aproximadamente se tardó en la construcción del puente.

Este lugar es parte de la historia de Comoapan y que sin duda alguna brindo nuevas oportunidades para los pueblos y rancherias aledañas, hoy en día es uno de los lugares a visitar y que definitivamente estando ahí descubres la belleza del lugar aunque por el momento actual este un poco desatendido. El puente sirve aún de paso peatonal.

Una pareja sin querer trajo beneficios a todo un pueblo, que bonito es el amor, ¿no creen?

¡Ahora me siento más enamorada!

 

Sigue leyendo a Mariana de la Cruz

 

También te puede interesar:” ¿Viaje de trabajo?… tips para que sea exitoso  “