Cuando Olga Tolstoi, la nieta del escritor, le presentó a Lucien en la Escuela de Bellas Artes, Lisa quedo impresionada; le encantó esa actitud ante la vida tan libre, tan diferente de los demás. Se hicieron novios enseguida.

Elizabeth Levitski, Lisa para los amigos, perteneciente a la aristocracia rusa,  adoraba a partes iguales a Lucien y su trabajo como secretaria del poeta surrealista Georges Hugnet, tal vez porque  le permitía estar conectada con esa bohemia artística que era necesaria y liberadora. Apenas habían pasado dos años del fin de la contienda y Europa estaba confusa y profundamente herida por una guerra devastadora de ciudades y de conciencias. Pero Hugnet enfermó, ya no necesitaba su asistencia, a cambio le ofreció alojarse en casa de unos amigos la mitad de las veces desocupada, porque pasaban largas temporadas en España, le habían entregado las llaves al poeta para que de vez en cuando echara un vistazo. Lisa descubrió con asombro que la vivienda era casi un museo, estaba repleta de obras de Miró, de Picasso y de impresionantes colecciones de arte. Sencillamente era alucinante y más aún, cuando  Lucien venía de permiso militar y hacían el amor en cada una de las habitaciones. La preferida, para tales menesteres, era una forrada entera desde el suelo al techo, en astracán negro.

Un día los dueños se presentaron y cuando Gala descubrió que su casa había estado bajo los cuidados de una cría, montó en cólera. Sospechó que  en su ropero faltaría algunas prendas, y se puso a contarlas sin importarle siquiera la posible ausencia de alguna de las muchas valiosas obras de arte, -Lucien no pudo resistirse a un cuadro en blanco y negro de la colección porno del pintor, pero no se dieron cuenta-. Dalí se sintió avergonzado del comportamiento de Gala y decidió que una botella de champán limaría asperezas.

Y es así como Lucien Ginsburg conoció a Dalí, el surrealismo, el astracán negro en una habitación y como a partir de entonces sentiría devoción por él que inspiraría gran parte de su obra  y de su manera de ver la vida.

Los novios se casaron, era el año 1951. Lisa se las apañaba con la pintura y Lucien daba clases a niños huérfanos judíos, víctimas del Holocausto. El matrimonio duró seis años, aunque nunca dejarían de ser amigos; cada vez que Lucien rompía con alguna de sus conquistas buscaba consuelo en ella. Como él decía: “vivían un adulterio post-conyugal“.

Lucien Ginsburg cambió de nombre y apellido: Serge era más ruso y Gainsbourg se inspiraba en uno de sus ídolos. Al nuevo Serge dejó de interesarle la pintura, se volvió un poco más concupiscente y desvió su talento hacia la escritura, la composición y el cine. En el rodaje de una película conoció a “la mujer creada por Dios”. Le pirraba Brigite Bardott (a quien no),  y aunque no era un hombre muy agraciado, a la actriz, le gustó  esa  peculiar personalidad y carácter ciertamente canallesco; y decidió que estar casada con Gunter Sachs no sería impedimento para vivir una pasión con él. Serge escribió para ella algunos títulos como Harley Davidson o Bony and Clide  pero pensó que esa intensidad  sensual (o sexual) merecía algo más. Se acordó de la música que compuso para la película Les tours verts (1966) y de una frase que solía pronunciar su admirado Dalí:

“Picasso es español yo también, Picasso es un genio, yo también Picasso es comunista… yo tampoco”. 

 

Para grabar la canción, Brigitte tendría que reproducir los alientos y suspiros de una enamorada… (¿un orgasmo?). El ingeniero de sonido contó que para dar más autenticidad, los dos decidieron que se darían placer mutuamente. La sesión en el estudio y… todo lo demás, duró dos horas. El resultado encantó a Serge que fue a celebrarlo enseguida pero cuando Gunter Sachs, el marido de BB, escuchó  la maqueta, se enfadó tanto que Serge asustado con las posibles consecuencias,  prometió mantenerla en secreto. A BB, del disgusto, se le fue la pasión (1) y a Serge no le duró mucho la pena. …

Se enamoró de una cantante y actriz inglesa, que había escandalizado a toda la sociedad  cinematográfica londinense, por su desnudo púbico en la premiada película de Michelangelo Antonioni, Blow-up (2). Serge decidió que repetiría la experiencia, esa canción no podía quedar en la oscuridad. Esta vez no hubo que hacer nada; a James Birkin,(3) los suspiros les salían muy bien.

Je t’aime moi non plus,  por fin se registró (sin maridos celosos), se dio a conocer y despertó el escándalo en medio mundo. Varios países la censuraron, Franco la considero pornográfica, En Francia se prohibió reproducirla antes de las 11 y el propio Vaticano se encargó de condenarla  de manera explícita:

“No todo el mundo tiene la suerte de tener al Vaticano como agente de publicidad”, declaró Gainsbourg, cuando el ‘Osservatore Romano’ condenó al infierno la canción.

…. El disco se situó en el número uno de las listas de ventas.

 

(1) El secreto quedo guardado hasta 1986, BB dio permiso para que se publicara la grabación

(2) La película esta inspirada en la vida de Sergio Larrain. Más en https://marichehuertas.wordpress.com/2016/02/15/de-fotografia-vagabundeo-por-mariche-huertas-de-la-camara/. La musica esta compuesta por Herbie Hancock. Y aparecen los Yardbirds de Eric Clapton. Fue nominada a los Oscars en 1966 y al Globo de Oro.

(3) De James Birkin: Roger Vadim, ex marido de Bardot reuniría a James Birkin y a Brigitte  en Don Juan, film de 1973. Charlotte Gainsbourg (1) hija de Serge y James es una gran actriz y cantante Más en https://marichehuertas.wordpress.com/2015/10/19/samba/. Hermes creó el famoso bolso “Birkin” en 1982. en 2015 Birkin ha pedido retirar su nombre del bolso después de conocer la crueldad  con los cocodrilos para fabricar el bolso.

 

Sigue leyendo a Mariche Huertas