Hoy en día es bastante común escuchar a mucha gente hablar de espiritualidad, crecimiento personal, psicología “neobonachona” y temas similares como si se hablara de comida.

 

Se escuchan teorías sacadas de películas que abordan desde temas espirituales, hasta cuánticos, que por cierto muy pocos entienden.

 

Tenemos expertos en la ley de la atracción, proyección, espejo, decretos y cosas por demás alucinantes. En parte porque la colectividad magnífica el delirio y también a que hay grupúsculos desesperados por impregnar en la sociedad la filosofía del agachado.

 

Sí, cada uno de los intentos por la pacificación burda de las almas, es un triunfo para todos esos bandidos que andan por la vida jodiendo al personal.

 

Frasecitas empalagosas cómo:

 

-No te tomes nada personal

-Deja que todo fluya

-La mejor acción, es la no acción

-Eres lo que ves en otros

-Atraes lo que eres

Etcétera, etcétera; están cuidadosamente diseñadas para provocar un impacto culposo en todo aquel ser humano que se resiste al condicionamiento de la filosofía del agachado. Es decir si no dejas que todo fluya es porque eres un maldito degenerado condicionado al apego, lo cual lejos de obedecer al natural instinto de conservación, es una carencia de un alma no evolucionada.

 

O, si por algo se te ocurre darle su merecido a cualquier persona pasada de lista que se metió directamente con tu integridad psicológica o física, eres un esclavo del ego que te manipula desde los mismos infiernos de tu impiedad.

 

Ahhh!!! pero si tienes una racha de esas donde te topas con sucesos no tan agradables o personas indeseables como ellos, entonces es el karma que ha llegado a tomar venganza por todas tus malas acciones desde el 2000 AC.

 

Y si,  estos grupúsculos que se dedican a difundir la filosofía del agachado, mediante cursos, posts, blogs, etcétera, lo único que buscan es que te conformes con lo que obtienes, si aspiras a más y no lo obtienes, es porque no es tu momento, si les cuestionas algo “no eres humilde o aún no entiendes nada”. Critican a todas las religiones del mundo y el universo si es posible, pero son “followeritos” de hombres con atributos divinos bastante cuestionables. Se escudan en el secretismo, el sectarismo, los niveles de iluminación, la sanación física, psicológica y espiritual y cuánta tontería se les ocurre para expandir la filosofía del agachado.

 

Obviamente cuestionaran este post por ser escrito por una mente no preparada para tan maravillosa filosofía, pero yo les invito a a que no se lo tomen personal, fluyan y si en un momento les incómoda, recuerden que atraen lo que son.

 

Pd: Los ingresos obtenidos por este post, serán destinados a los “Hermanos de la luz verde”

 

Sigue leyendo a Moira Magenta