Cuando llegues al baile de las brujas

disfruta la tertulia, tan picosa,

sin dejar que la bruja venenosa

te siente en un cojín lleno de agujas.

Y te servirá sangre con burbujas

con sonrisa de bruja complaciente,

aunque según te fijes en la gente

verás cuántas distintas brujas hay.

La Chila se comió a su bruja mai,

para ponerse más rápido al frente.

 

Herpo El Sucio se quiere con Elfrida,

ellos son la pareja más perfecta.

Ella, con sus ofensas es directa

y él despliega su gran mano perdida.

Tocando a la mujer que se descuida,

mirándola con cara de descaro,

aunque el estilo brujo no es tan claro,

con Gunhilda, una bruja muy discreta,

que con los hombres de otras es coqueta,

burlando a sus mujeres sin reparo.

Si no llegas al baile de la escoba

cuidado adonde vayas esa noche,

que, por miedo, no tires al derroche

donde la bruja buena se congloba.

Y si ves a una bruja con joroba

con enorme nariz bien perfilada,

la cambiarás en bruja muy confiada

si la tratas con toda tu bondad,

cultivando una gran sinceridad

en la bruja que quiere ser amada.

Sigue leyendo a Nelly Vega-Sorensen