Yo quiero el beso bien lento

de amor sin prisa y ameno.

Le dicen amor del bueno,

despierta en mí lo que siento.

Me envolverás en tu aliento,

ya no pensaré en preguntas

y que nuestras bocas juntas

glorifiquen lo vivido,

cuando echemos al olvido

aquellas pautas presuntas.

 

En una vida de urgencias,

¿qué podría ser mejor?,

que pausar para un amor

y dejar lindas vivencias.

Amar y sus consecuencias

es lo que nos llevaremos,

y algún día evocaremos

en medio de las tristezas;

Un legado de bellezas

que al alma le dejaremos.

 

Tú me vas a conquistar,

cuando me rinda tributo

tu beso a cada minuto

y forma tarda de amar.

Yo siempre podré soñar

que delicias lloverán

si vivimos con afán

pero amamos quedamente,

disfrutando intensamente

años que no volverán.

 

Sigue leyendo a Nelly Vega-Sorensen