En un lunes de fiesta,
o una noche de abril,
llega gris y modesta,
o en rubíes y añil.

 

La muerte te sorprende,
la vida va tan rápida.
y es de ti que depende,
lo que diga en tu lápida.

 

De muy lejos emana,
y en su extraño lenguaje,
ofrecerá nirvana,
pero cuesta ese viaje.

 

Todo irá por medida
porque ella no se queda,
los fallos de una vida
se pagan sin moneda.

 

Morirás de una vez
o a golpes y cantazos,
lo designa el Gran Juez,
será al contado o a plazos.

 

Cuando hoy te levantaste,
de tu cama, por suerte,
un día más lograste
evadir a la muerte.

Sigue leyendo a Nelly Vega