El gran Geppetto era un gran carpintero,

que en los momentos de su soledad

a Pinocho decidió confeccionar.

 

¡Qué bien ha quedado!

¡Ojalá fuera de verdad!.

 

Un hada que por allí andaba

escucho su exclamación,

y su deseo quiso hacer realidad

haciendo a Pinocho hablar.

 

Con su poco dinero

Pinocho fue a estudiar,

pero con tan mala suerte

que en su camino con unos truhanes

fue a tropezar.

 

Le engatusaron para jugar

y sus monedas robar.

 

Pepito Grillo apareció

y a la escuela le mandó.

 

Crece y crece tu nariz

porque a mí me intentas mentir.

 

Si a la escuela yo voy

para aprender y no mentir.

 

Geppetto en su busca salió

y una gran ballena le tragó.

 

Pinocho lloraba porque junto

a su papa no podía ir,

el hada azul a Pinocho

quiso ayudar

cruzando en su camino

a la gran ballena que a su papa engulló.

 

Con su nariz larga

su mente puso a funcionar,

y sus vidas salvar.

 

El hada y Pepito Grillo como vieron

que el corazón de Pinocho

era noble y bondadoso

en un niño de verdad

le quisieron convertir,

y su sueño hacer realidad,

pero con la promesa

de estudiar y no mentir,

si lo incumplía a la madera volvería.

 

Sigue leyendo a Noelia Alegre