Si estás obsesionado por consumir alimentos saludables y nunca te das un gustito, podrías estar sufriendo de ortorexia. Recuerda que nada en extremo es bueno.