Mientras en unas partes del mundo el frío da de que hablar, al otro lado del mundo se vive un calor intenso. Este acto de bondad en Australia, donde el protagonista es un koala sediento, nos ablanda el corazón.