Un escritor fantasma básicamente es un escritor que se dedica a escribir bajo el nombre de otra persona. Usualmente lo utilizan actores, celebridades, políticos o personas famosas para escribir libros sobre sus historias, biografías, artículos o entrevistas. El escritor fantasma en algunas ocasiones se nombra como colaborador.

Muchos escritores famosos empiezan como escritores fantasmas hasta llegar a ser reconocidos. Es una forma de introducirse en el mundo de la escritura. Pero debes tener en cuenta que esto también trae consecuencias.

Este tipo de escritores escriben sobre diferentes géneros literarios incluyendo cine y televisión. Por ejemplo en el script de las películas de Star Wars, se utilizan escritores fantasmas.

En el mundo de los escritores, se pueden encontrar muchos escritores fantasmas ya que hay mucha demanda. Desde particulares hasta empresas importantes los contratan.

Estos se pueden encontrar como freelancers o en una agencia de escritores. En algunas oportunidades no es uno solo el escritor fantasma si no un colectivo de escritores.

¿Es esto ético?

Este es un debate que lleva muchos años en discusión. Algunos lo toman como un engaño a la sociedad, ya que el autor del escrito no es el verdadero autor. En muchos casos los escritores fantasmas empiezan la redacción desde cero, y terminan siendo sus propios escritos que salen al ojo del público.

 

Es importante tener en cuenta que cuando se elige contratar un escritor fantasma o ghostwriter se necesita un contrato.

 

  • Se tienen que establecer normas de confidencialidad.
  • El escritor fantasma es un escritor y no un autor.
  • Las ideas que salgan para este escrito o artículo no pueden contarse como robadas.
  • Casi siempre el reconocimiento es económico y nada más.
  • Cada autor tiene su motivo.
  • Establecer los tiempos y respetarlos.
  • Garantía del trabajo.

 

La historia del novelista y dramaturgo Alejandro Dumas, es una de las leyendas más conocidas en cuanto a escritores fantasma. Según cuentan tenía un equipo de escritores que escribían todas las ideas y después el mismo Dumas las ponía en orden dándole coherencia a la obra.

Otros dicen, que Dumas le dictaba a su equipo dos y hasta tres obras literarias al mismo tiempo y por el camino se iban organizando hasta tener las obras que hoy conocemos.

Ser un escritor fantasma no es tarea fácil. Componer un escrito literario con ideas de otras personas no siempre resulta como el autor de la obra se lo imagina.

Si dentro de tus planes está contratar a un escritor fantasma, es importante establecer si lo necesitas más de una vez. La escritura debe ser coherente y tener la misma voz que ya van llevando tus escritos.

 

Sigue leyendo OPULINO