Esta niña y su nueva mascota son el ejemplo de amor puro. Además, como dicen muchos expertos los niños que crecen con animales son más tranquilos, responsables y cariñosos.