Una divertida y graciosa situación ocurrió en Brasil. Está vez la víctima fue una mujer que estaba pagando en una tienda y fue robada por el menos pensado.