Con esto llagamos al futuro en el mundo de los baristas. En Japón, un robot hace cafés perfectos para sus clientes, y más que una atracción es una realidad. Cada vez más trabajos son delegados a robots, ya vemos como la inteligencia artificial poco a poco va tomando su lugar en el día a día de cada uno.