Seguimos con el culo a cuestas cada vez sonriendo menos

En un camino disimulado que nos lleva tan solo donde ellos desean

A nuestro paso los perros hambrientos nos ladran

Señal que estamos caminando, dicen sobreviviendo

Y quieren comernos las moscas que rondan a toda hora

A los perros que nos ladran, comen de ellos

Y luego duermen sobre nosotros su siesta de verano

Y mañana al levantarme me pesará el culo aún más que hoy

Hasta no poder levantarlo lo llevaré conmigo

(los perros comerán tranquilos y las moscas

En mi boca dormirán calmas)

Y a todas las señoras insatisfechas

Y a todas las señoras prostitutas

Y a todas las enfermeras de Neruda

Que rondan los hospitales nocturnos

en pos de ser servidas

Y a todas esas vírgenes que ya no desean serlo

Y a todos los señores que se buscan entre si

Tan solo un comentario :

No existe la corrupción porque todos somos corruptos

Ya no deseo, quebrantada mi sensibilidad

Reventada mi credibilidad, muerta mi inconsciencia

Ya no quiero creer hasta morir, ni seguir sobreviviendo

Que cada uno haga lo que sienta pero que cada uno no me joda

Que arrastre su culo o que orgullosamente lo lleve colgando

O a cuestas, pero no más sobre mi espalda

 

Sigue leyendo a Oscar Alberto Marchesín