Una inmensidad plana, apenas un vapor azulado

                        el amor en el fondo del agua

                        es la especie de tristeza por la que ya pasamos

 

                        Podría elegir una dirección cualquiera

                        y extraviarse, sería la única certeza:

                        es el fin de los tiempos y todo

                        el cuento que ya recitamos de memoria llegò

                          siempre aquí mismo hoy ahora, ya pasó

 

                        Donde los amigos viven colgando de los muros

                        en este lugar sumergido y hospitalario

                        paseo ante sus rostros y no quiero tocarlos

                        están tan bellos así, tan inmóviles, tan acabados

 

                        Tal vez pueda de nuevo caminar sobre el agua

                         si no fuera por este gran peso en mi conciencia

                        por esta soga al cuello

 

                        Caminar otra vez sobre el agua

                      eso es lo poco que quiero para seguir

                        sin hundirme en el suelo, sin ahogarme

 

                        Si algún muro se derrumba

                        va a ser el de mi casa de cartón

                        ahora que es viernes como antes

                        y se termina el mundo

 

                        Como siempre y todavía

                        en algún lugar esto hierve   

 

Sigue leyendo a Oscar Alberto Marchesin