Al caer la tarde va tomando forma

                        Con lentitud se despereza, reanima

                        el voraz animal de renegrida piel

                        como acto de amor o de exterminio

                        despacio cubre o traga el celeste

                        hasta su ausencia, continua con el blanco

                        ¿Recuerdas la anaconda?

 

                        Y de esa nueva, insondable piel

                        (núcleo de la oscuridad ahondado

                        en vértigo de soles y de lunas

                        espirales de plata en remolinos

                        que ruedan en espiral)

                        los colores temen al exterminio

 

                        Surge claro el admirado cuerpo:

                       mero espejismo y apariencia sola

                        de prestados destellos arco iris

                        luego de la gran tormenta

                        de la insondable noche estrellada

 

                       Vibra brillante la constelación de Orión

                       luce su azulada llama, aguas de espejo

                       Orión tranquila, espera el final evidente

                       de la corona de preciosas cuentas:

                       de tres reptiles negros de fuego

                       pende la espada del final de su ciclo

                      

                      Vigía y lumbre de la región boreal

                      reptil, esfinge resplandeciente

                      que hoy sólo es reflejo de esperanza

                      de tanta magnitud y tan inaccesible

                      como los altos, indiferentes astros

                      que señalan su gracia, su voracidad

                      no respetó por los colores, de las estrellas su brillo

                      

                      Con lentitud se despereza en el alba

                      con respeto a los reptiles, los ciñe entre

                      sus celestes brazos, los amamanta de agua fría

                      como acto de amor o de exterminio

 

                      Ya calló la tarde de un día más…

Sigue leyendo a Oscar Alberto Marchesin