Más solo que un agotado árbol primogénito

En un huerto seco, puesto sobre la tierra

Para uso y abuso del hombre miseria

Antes de Eva y la manzana podrida, Adán y toda la ficción

Y éste después apócrifo que aún continúa

 

Abatido como un ex boxeador, terminado como tantos

Que vende periódicos de ayer, en la esquina de los locos

Cae del colectivo y muere sin resquemores y era del Rojo

Entre los muñequitos que intentaba vender, por un vino más

El Mono fue único

 

Y yo deshecho en lágrimas, como una copera

Que se ha hecho vieja y solo lastimosamente

Recibe su último pago, una oferta de lavacopas

Y según con quién, una limosna sexual

 

Un pañuelo para bien del señor juez, vuestra majestad

Autodeclarada realeza imperial

Impersonal, inhumana, mentirosa

Su frente de sudor fingido, su penitencia matutina

Blasfema, su inclemencia lacerante

Exigiendo el diezmo de los pobres

 

Hoy las gaviotas están alborotadas

Como mis uñas descarnadas, una noche

En el cajón de la celda, un metro por uno

Por tres de altura

 

Arrancadas a punta de cuchillo oxidado

Esta noche no nos manguerearon

Dormirémos sobre excrementos

Por el pan duro, verdoso

 

…Pero no pudieron con todos

La milicada cobarde no pudo perpetuarse…

 

Vino y gemidos, vino y gritos de desgarro

Vino agrio, gritos de picanas y motores de avionetas

Y al río las vidas, pero el cura de turno cada noche

Dio la bendición maldita dictatoriada

 

Las gaviotas corretean y revolotean entre uñas

Y Ford verdes, repitiendo melodías de castañuelas

Españolas que siempre desafinan el canto

El sonido es ruido, el cielo es humo

 

Y cualquier parte, no está en ningún lugar y la busco

Y quiero la parte de todo el tiempo que me robaron

¿Dónde, por qué?

 

Es un sueño peor que las tortas negras

O una rueda pinchada, o un beso negado, un abandono

A la nada y no tener esa nada, donde apoyarse

 

Porqué continuamos con la cabeza y los bolsillos

Llenos de polvo, de guardar bolitas con la tierra conjunta

Como un niño malo que acaban de expulsar del colegio

Tan solo por llegar al cuello del maestro de 5to grado

En geografía, me hacía pasar al frente cada día

En el colegio Don Bosco

 

…Dígamelo usted que fue el héroe

De alguna revolución imaginada

Usted que envía a la juventud a morir en LAS MALVINAS

Usted que bebe todo, usted que posee grandes mansiones

Y pasea por jardines japoneses

 

Ustedes con galones de huevo frito

Han asesinado más de cuarenta mil hombres

Y poseyeron a sus bellas esposas y vendieron a sus hijos

Robados, ultrajados, paridos antes y por la fuerza

Antes de cada muerte de cada mujer asesinada

 

…Dígamelo usted, porqué me consumo

Como un viejo lago casi seco

 

Podríamos mantener una correspondencia eterna

Tendríamos ocupado al cartero, las mariposas

Las hormigas, los puentes, los cementerios

Los constructores de cohetes, los perros

Los mecánicos dentales y las palomas todas

 

Todos extenderían su tiempo hasta que nos quedásemos

Sin sellos postales o palabras para preguntar, ¿por qué?

Época aún sin computadoras y con la radio Spica

 

No nos avergoncemos de lo sucedido

Supongo que algún dios pensó en todo

 

Incluso en las cerraduras de las puertas

Que nunca pude abrir, pero escapé cerca

Los vestuarios de la cancha de Defensores de Belgrano

Refugio ideado, nunca pensado obvio, por los ineptos

Sin cerebro, ¿cómo pensar?

 

La ESMA un hogar jamás buscado

Y menos aún en submarino nocturno

 

Y no precisamente el Yellow Submarine

 

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin

No Hay Más Artículos