El error donde mueren las palabras

de las frases perdidas o solo armadas.

Para los sordos oídos

desechadas por falsos prejuicios

o maliciosas intenciones.

 

Intuyo que son recogidas en obras célebres

de desconocidos escritores

sin best sellers prescritos a dedo.

Proscritos en los libros sagrados

tan solo por vislumbrar la verdad

 

Siempre ocurrió. 

Para Casanova, las religiosas de la época

resultaron sus mejores amantes

Su error fue escribirlo…

 

Las brujas sin tiempo ni edad reconocible

indujeron con pócimas las palabras,

los más grandes escritos o no tanto,

algo que es tan poco o algo menos

tan solo por vislumbrar la verdad.

El hombre y la mujer se hicieron como tales…

 

También te puede interesar: Pequeño ser del universo

 

Sigue leyendo a Oscar Alberto Marchesin aquí.