Clonado murió al amanecer sin siquiera saber…

 

El clon asistió a su velatorio veló por su propio

Cuerpo y alma Saludó uno por uno a cada una

Respiró miradas suspicaces de sus relaciones

Más cercanas Y desconocidos tomadores de café

Y otros personajes

 

Quedó la tarde entera junto al difunto

Esperando y recapacitando

Aguardando se cumpla la hora del entierro

Pensando qué haría él en más y su mente qué…

 

Debería atender a dos viudas expectantes

Las dos hijas de cada una divorciadas…

Dos perros flacos insignificantes que también comen

Dos amigos ilustres que siémpre lo vivieron cruelmente

La amante…

 

El clon desbordado se preguntó el porqué

A quién se le ocurrió la brillante idea…

 

Podría haber sido el clon de una vaca de una oveja

De alguna prostituta mal o bien atendida

O fingida pero meritoria

De un árbol tranquilo en medio del campo

De algún semental caballar bien cotizado

De algún dios inventado de un ángel exterminador

De un demonio impío que se ríe como un niño travieso

De la muerte vieja guadaña de la gente esquiva…

 

Y hasta de mi cuerpo y alma

Un poco de cada gen mencionado en mi subyace…

No sería poco y tal vez renegaría del dios de los clones

También imaginario…

 

Pero no…Es el clon del personaje que normalmente

Camina por éste mundo…

Del prototipo que buscó para su vida

Todo lo que no debe hallarse

Para no morir tan lenta y dolorosamente en el intento…

 

Y todavía con mucha plata para ser clonado

Y que se repita la historieta…