De tanta oscuridad que llena el espacio nocturno

Todos los colores detrás del nivel del negro

Impiden condiciones inevitables creando las leyes naturales

Porqué no se sueltan los planetas y las estrellas

Porqué no caminan las piedras debajo de mis pies

Porqué lamentamos a los muertos

Porqué la mujer contiene todos los colores y mis colores

Son las poseedoras del fuego y el contiene todos los colores

Creo nuevamente necesario generar situaciones propicias

Aquellas que siempre me faltaron

Aun recuerdo mi necesidad de plantar los cuadros que admiro

Sobre las pobres paredes de mi cuarto

Acomodar las doradas manzanas del sol

Hasta descender suavemente desde la canasta marrón

Humedeciendo los labios tremendamente rojos de tu boca

De tanta oscuridad que me llena los ojos

Tengo mil colores resguardados del negro

Y tantos colores más por crear

Me falta correr los telones de los teatros cerrados

Para descubrir los sentidos tirados sobre las tablas mortecinas

Donde precisamente se imaginaron los colores y los sentidos

Donde no existe el negro ni el fuego ni las mujeres

En mi condición de posible creador de nuevos colores

Aún me faltan los detalles y saber cual es el color que genera

La luz de los ojos de las mujeres.

 

Sigue leyendo a Oscar Alberto Marchesín