Oigo incluso cómo ríen
Las montañas
Arriba y abajo de sus azules laderas
Y abajo en el agua
Los peces lloran
Y toda el agua
Son sus lágrimas.
Oigo el agua
Las noches consumo bebiendo
Y la tristeza se hace tan grande
Que la oigo en mi reloj,
Se vuelve pomos en la cómoda
Se vuelve papel sobre el suelo,
Se vuelve calzador,
Ticket de lavandería,
Se vuelve
Humo de cigarrillo
Escalando un templo de oscuras enredaderas…
Poco importa,
Poco amor
O poca vida
No es tan malo,
Lo que cuenta
Es observar las paredes,
Yo nací para eso
Nací para robar rosas de las avenidas de la muerte.

* CiSNe De PRiMaVeRa…
También en primavera mueren los cisnes
Y allí flotaba
Muerto un domingo
Girando de lado
En la corriente
Y fui hasta la rotonda
Y distinguí
Dioses en carros,
Perros, mujeres
Que gritaban
Y la muerte
Se me precipitó garganta abajo,
Como un ratón,
Y oí llegar gente
Con sus cestas de merienda
Y sus risas,
Y me sentí culpable
Por el cisne,
Como si la muerte
Fuese algo vergonzoso
Y me alejé
Como un idiota,
Y les dejé
Mi hermoso cisne.

* SieMPRe NoS PiDeN Que ENTeNDaMoS…
Siempre nos piden que entendamos
El punto de vista de los otros
Sin importar si es anticuado
Necio
Asqueroso.
A uno le piden
Que entienda
Amablemente
Todos los errores de los otros,
Sus vidas desperdiciadas,
Sobre todo si son de edad avanzada.
Pero su edad es lo único
En lo que nos fijamos.
Han enevejecido mal
Porque han vivido sin enfoque,
Se han negado a ver
¿Que no es culpa suya?.
Se me pide que oculte
Mi opinión ante ellos
Por miedo a su miedo.
La edad no es un crimen
Pero la vergüenza de una vida
Deliberadamente desperdiciada
Entre tantas vidas
Deliberadamente desperdiciadas
Sí lo es.

* 3 HoRaS, 16 MiNuToS Y 30 SeGuNDoS…
Se supone que soy un gran poeta
Y tengo sueño por la tarde,
Sé que la muerte es un toro gigantesco
Dispuesto a embestirme
Y tengo sueño por la tarde.
Sé que hay guerras y hombres que pelean en el ring,
Sé que hay buena comida, buenos vinos, buenas mujeres
Y tengo sueño por la tarde,
Me inclino hacia el sol tras una cortina amarilla
Y me pregunto a dónde habrán ido las moscas del verano,
Recuerdo la muerte tan sangrienta de Hemingway
Y tengo sueño por la tarde.
Algún día no tendré sueño por la tarde,
Algún día escribiré un poema que encenderá volcanes
En las colinas que están ahí fuera,
Pero ahora mismo tengo sueño por la tarde
Y alguien me pregunta “Bukowski, ¿qué hora es?”
Y yo contesto “3 horas, 16 minutos y 30 segundos”.
Me siento muy culpable, me siento asqueroso, inútil,
Demente, tengo sueño por las tardes,
Están bombardeando iglesias, bien, eso está bien,
Los niños montan ponys en los parques, eso está bien,
Las bibliotecas están llenas de miles de libros sabios,
Hay música grandiosa encerrada dentro de la radio
Y yo tengo sueño por la tarde,
Tengo una tumba dentro de mí diciendo
“Bah, deja que lo hagan los demás, déjales que ganen,
Déjame dormir,
El ingenio está a oscuras,
Barriendo la oscuridad como una escoba,
Me voy a donde han ido las moscas en verano,
Intentad atraparme.

* A SoLaS CoN ToDo EL MuNDo…
La carne cubre el hueso
Y dentro le ponen
Un cerebro y
A veces un alma,
Y las mujeres arrojan
Jarrones contra las paredes,
Y los hombres beben demasiado
Y nadie encuentra al otro,
Pero siguen buscando
De cama en cama.
La carne cubre el hueso
Y la carne busca algo más de carne.
No hay ninguna posibilidad:
Estamos todos atrapados
Por un destino singular.
Nadie encuentra jamás al otro.
Los tugurios se llenan,
Los vertederos se llenan,
Los manicomios se llenan,
Los hospitales se llenan,
Las tumbas se llenan,
Nada más se llena.

* Si CoNSiDeRaMoS Lo Que PueDe VeRSe…
Si consideramos lo que puede verse:
Motores que nos vuelven locos,
Amantes que acaban odiándose,
Ese pescado que en el mercado
Mira fijamente hacia atrás adentrándose
En nuestras mentes,
Flores podridas, moscas atrapadas en telarañas,
Motines, rugidos de leones enjaulados,
Payasos enamorados de billetes,
Naciones que transladan a la gente como peones de ajedrez,
Ladrones a la luz del día con maravillosas
Esposas y vinos por la noche,
Las cárceles atestadas,
El tópico de los parados,
Hierba moribunda, fuegos insignificantes,
Hombres suficientemente viejos como para amar la tumba.
Estas y otras cosas
Demuestran que la vida gira en torno a un eje podrido.
Pero nos han dejado un poco de música
Y un póster clavado en el rincón,
Un vaso de Whisky, una corbata azul,
Un delgado volumen de poemas de Rimbaud,
Un caballo que corre como si el diablo le estuviera
Retorciendo la cola
Sobre la hierba azul y el griterío
Y después, de nuevo, el amor
Como un coche que dobla la esquina,
Puntual,
La ciudad a la espera,
El vino y las flores,
El agua corriendo a través del lago,
Y verano e invierno y verano y verano
Y de nuevo invierno.

 

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin