Diciembre, pobre mes qué habrá hecho tan mal ?
en que caí de mi madre quién sabe dónde y sobre qué
agua seguro que no, barro seguro que no
otro elemento de esta creación paupérrima, mierda…

Diciembre putea con su voz ronca de león herido
de hielo rompiente, de balcones que caen inexplicablemente
de cucarachas pisadas sin piedad
las moscas aplastadas

Diciembre recuerda en mi un fantasma que me contiene
me invade ya que Diciembre me odia, él estaba tranquilo
y sin dudas quiebra todos los espejos
que a nuestro paso nos pueden reconocer

Diciembre y la lluvia que opaca y alegra mi cometido
el sol apagado, odio el sol, amo las estrellas, la luna
su resplandor que no inquieta ni molesta
y hacer el amor en la playa bajo una luna clara

Diciembre me habla, me insinúa pasar por el cementerio
descorcharé mi mejor vino para celebrar
con todos los habitantes amigos de Diciembre
mi fragilidad los entonaría

Dicimbre y su triunfo, muerto me desgajo y pelo
no me siento ni carne ni sombra ni fantasma
aunque una sombra me persigue
es la sombra de Diciembre controlando mi muerte segura

Diciembre su agua y nivel de su lluvia caida
cubrió el total de mi momia
estoy ingresando al cementerio
oigo aplausos y puteadas…

 

 

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin