No tiene alma el bosque gris

En la noche del olvido de algún dios…

Entre diosas dudosas… descuidado en el amor, omitió el color y el sentido…

 

Perdió la luna entre utensilios sin valor

Y besos mendigados en arroyos de agua confusa

 

Siempre mis olvidos tirados en las escaleras

El infierno creando oscuridades infinitas

Soledades y silencios que veo y escucho

 

En mi olvido de diseminar los aromas

Ninguna flor nació de las semillas que imaginé

 

Quiero internarme en el bosque sin alma

Y buscar en la sangre de los arboles

La verdad de la vida y de mis olvidos

 

De los dioses que no escuchan plegarias

Y sus envidias, inexactitudes e histerias

 

Tan solo quiero ver los colores

El gris se instaló en mis ojos

La puesta del sol es gris

 

Sigue leyendo a Oscar Alberto Marchesin