Pareciera que Pappo se desquita conmigo

            un último blues y clausura con algo violento

            mis cajones del escritorio

 

            Si recogiera la lluvia con los ojos

            y evitara a quienes me conocen ver

            y tratara de burlar a los demonios

            de la ciudad pidiendo su música

            pero Pappo ya no está

 

            A toda hora maldigo a una miserable

            que delira en torno al sexo

            y cometer apócrifos pecados y mortales

            mientras Pappo en la moto come pavimento

            y una herida desde el nunca más lo llama

 

            Adornarse con tristeza la camisa

            salir con desventaja, el alma al ruedo

            jugar con las mujeres y la prisa

            bailar camino a casa con los cuervos

          

            Llorar por dentro, aludirse a todo

            perderse con la gente de los parques

            no temer la muerte, hablar muy poco

            saberse abandonado desde antes

            que éste mundo lo describiera el Indio Gasparino

 

            Los espejos empapados,la policía o los porteros

            el último cabaret abierto, los hospitales

            las enfermeras de cada noche de Neruda

 

            -Ayer soñé que sin parar llovía

            en el infierno violento de los arrabales-

           

            Ya no quiero darle una oportunidad

            a mi vida gris, ni a tus ojos verdes

            y a tantas cosas que dejé por la mitad

            del empleado tiempo visitando hoteles baratos

            lo siento todo, lamento todo, es cotidiano

 

            «No nos queda más que un consuelo traidor

            de creernos dioses, de pasar de largo

            nacimos bajo signos de interrogación»

 

            Me dijo, todo en mitad de la noche

            de todas maneras, ajeno a mis deseos

            se revelan mareos del vértigo que hojeó mis días

            con sus noches de arena

 

            Y éste ajetreo exhibió la simetría

            que hay, en las caderas, entre tú vida y la mía

 

            Y ya apreté el gatillo, hasta la vuelta

            la moto del último viaje, partió al espacio…                                                                                        

                                                       

 

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin