Son tan solo nombres de hombres con hambre
Mi asombro no es suficiente mi risa delata
Mis dientes imperfectos
Baboso energúmeno astrolopitecus
La vergüenza acecha a los dioses
El olimpo cae partido mi cerebro
Entre columnas inmortales.28

Son otras las manos que otras puertas abren
El mundo por la mitad
Las manos sin dedos, un serrucho oxidado
Sin dientes ni penas
Y mis dudas son las dudas de esos brazos
Que preguntan ¿Para qué ?

Abrir los cajones de mi escritorio
Para acomodar el vacío que sobra
Y así resguardar del exterminio inminente
A mis pequeños interiores

Son tan solo fechas y memorias sin límites
Interrumpidas por la sequía
Pobres breves historias elementales histerias
Y pienso en Darwin
Tantos mensajes enviados al futuro sin respuesta
¿Y cómo evitar el exterminio ?

Son los nombres generados en esas fechas
Que pasan y dudan
Se agachan y caducan entre esas manos
Que tantas puertas empujan
Entre salas vacías entre solos y solas ebrios
De tierra alcohol y terror
Esas salas de interiores dudosos, quizá invadidos
Quizá invitados los otros, los unos, los desterrados…

Cerré los cajones en la noche perezosa acomodado el vacío
En todo el tiempo que paso desde el comienzo
Y en el tiempo de los que ya no están
Pequeños secos recuerdos

 

Sigue leyendo Oscar Alberto Marchesini