Estamos en presencia de la vaca sagrada del hambre de las panzas hinchadas

Estamos en presencia de las verduras monsantito naturales radioactivadas

Estamos en presencia del no haré nada en mi vida salvo trabajar

O sea nunca haré nada…

Estamos en presencia del hombre que no duerme

Para aprovechar su tiempo perdido en el trabajo asalariado

Estamos en presencia del que se equivoca siempre no ayudando al inútil semejante

Estamos en presencia de una piraña amiga que me espera para reir juntos

Estamos en presencia de mi ovejero que siempre me espera con su cola agitada

Estamos en presencia de mi perro cantando canciones de Charly y Pappo

Estamos en presencia de Nerón y su asado a punto

Estamos en presencia de los que dicen estupideces y hablan de religiones-sectas

Estúpidos inútiles apócrifos sermoneros del vacío infinito que quieren vendernos

Estamos en presencia de diarios llenos de entrelineas

De oculta información premeditadamente encubierta obvios inescrupulosos

Que se dicen periodistas parodistas payasistas

Estamos en presencia de un pubis femenino con un debajo rosado

A la espera del amor matutino fingiendo orgasmos nocturnos

De amigos del marido infiel

Estamos en presencia del victorioso guerrero yankee

Con la sangre del pobre entre sus dientes el petroleo a cuestas

Con el SIDA ya sembrado más las siembras actuales

De pingues regalías para sus laboratorios de la muerte

Estamos en presencia de los trapos de las sirvientas

Que cuelgan junto a los de las princesas

En las sogas de la indiferencia donde todo se iguala

Y en los inodoros donde todo da lo mismo

Y la respiración agitada se mezcla entre sirvientas y príncipes

Entre princesas y princesas entre príncipes y príncipes

Porque todo da lo mismo todo se igualó hacia abajo el pozo ciego de siglos

Como en una inmensa ensalada rusa todo se confunde

Mientras los viejos pescadores del mar se ponen en fila

Y arman la cola más larga que puedas llegar a imaginar

Y nos perdemos más allá de las montañas purpúreas

Andamos perdidos desnudos por fin el mono a sus orígenes y Darwin

Como la navaja después de darlo todo menos sus filos

Después de escupirlo todo como un inesperado hueso de aceituna

Mientras la chica de la máquina del teléfono grita :

No llame más no vuelva a molestar me desintegro no comprendo

Solo habla con máquinas y está borracho y habla de besos

Y de generaciones a gestar en la creación por venir

La nueva barca de Noé se está gestando

Pero Noé será ese Mono del futuro

Y no permitirá que un misero hombre pise el arca…

 

 

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin