¿Qué suave voz aún lo denomina en su mandato de montañas  cúspide de los cóndores?

 

                        Qué inviolada quietud la vive entre las muertes

                        desvestida por fin de la ciudad inmensa que devoró

                        su rostro sin guardar un instante en su memoria

                        esos días del viento norte donde la locura fue de asficcia

                        de soledad sin los perros ?

 

                        Quien le hable quedará retenido en los mundos de sus

                        relatos donde suaves muchachas ven regresar las lunas

                        con las savias secretas, los árboles del higo

                         y la flauta del otoño

 

                        Y de dónde te escuchamos hablar que no sea

                       del cielo clamante perdido entre los infernales paraísos

                             del hombre ?

 

                        Nada es posible para la salvación del implacable olvido

 

                        Retornarás a todas las ciudades con el peso del aire

                        con los vivos instantes que tus ojos guardaron

                        en el extraño mundo de tus fábulas

                        por ti, comprenderémos que hay un mundo de abuelos

                        y de niños

 

                        Que hablan en la mañana con los peces terrosos

                           de los árboles

                        y recorren llanuras donde la luz no tiene la presencia

                        del fuego ni en cada aniversario del amor destejen las coronas

                        que heredaron del cielo

 

                        Eras el solitario en el jardín terreno donde osamos

                        vivir, reclamando la ofrenda de nuestra salvación a cada

                        instante, pero estamos oscuros entre la inmensa soledad y el

                      ruido, grises muros, carteles, ciudades sin piedad que nos devoran

 

                        Más, he vuelto por fin, a sus terrestres límites

                        a su país, donde los astros rigen las dádivas

                       del viento; a sus leyes de amor, a sus misterios

                        a sus extraños troncos de arenosas y fabulosas flores

                        que se alimentan de las nubes

                        y beben a las tardes caídas del otoño

 

                        Hablo de ti, oh abandonado

                        en esta hora de víctimas piadosas

                        porque ya nadie puede recordarnos

 

                        Mis abiertas ventanas ven pasar a los hombres

                        que olvidaron sus cánticos y palmas

                        si levanto las manos no quedarán cubiertas de frutos

                         y de abejas, en esta soledad

                        ni en mis ojos retendré los instantes primeros

                       del verano con sus garzas que tiemblan en lo azul del crepúsculo

 

                        Sólo puedo callar porque ante mi memoria la ciudad

                        infinita crece con sus desgracias, sus muertos, sus domésticos

                        infiernos de soledad

 

                        Me siento deshabitado de amor y de lucha

                        en este amanecer del desamparo

 

 

Sigue leyendo a Oscar Alberto Marchesin