¿Hacia La Música?   1965, Buenos Aires

Habitantes de la ciudad en los trenes subterráneos

Calles de la ciudad y sus intestinos suburbanos

Enchufados a las radios a transistores

Conectados como un zombie

Que transmite publicidad y algo

Que por ese proceso de acostumbramiento

Llamamos música

Algo a lo que nos hemos habituado

El fuhrer lanzaba la consigna

Y la multitud respondìa un monosílabo un bisìlabo

El juego se repite

Analizo una melodía una de esas miles

Que zumban en los parlantes de la ciudad

Con pinzas delicadamente extraigo

El mismo puente hipnòtico sublimal : baterìa, bajo electrónico

Ahora converso con aquel

Que habìa susurrado publicidad

Pedimos alfombras, bebidas con gas y mucha azúcar de consumo

Me mira desde algún lugar que no es este

Esta mesa donde hay un par de micrófonos

Esto que se llama estudio de alguna radio

El señor reflejo condicionado

Buenas noches ahora escuchamos el conjunto tal

Me digo que este señor tiene todo que ver

Con eso que el llama música pienso en los miles de cerebros

Enchufados a este señor y a su música y tiemblo:

Ese idioma extranjero que el llama música me causa nuseas

Un no se qué de sensacional me estimula los músculos

Pero independientemente de mi, no controlo eso

Apago la radio y puedo pensar y estoy solo

Me miro largamente en el espejo

Ese soy yo y me asomo a la calle y veo pasar todas las radios

Me asquea este ruido asumámoslo

Yo funciono igual que todo el mundo

Lo sublimal es sublimal y què hacer ?

Apagar las radios!

Què es lo que nos està invadiendo lentamente ?

Por què me cuesta tanto decir que no

A esa bateria, a ese contrabajo

A eso que suena y resuena en la ionòsfera del mundo

Que va y viene por los satélites ondas marconi tv

Tiene algo que ver lavarme los dientes cada mañana

Con ir a trabajar casi dormido de tres horas de sueño

La facultad, trabajar antes y la imaginación adormecida ?

Me están castrando !!!

Están impidiendo que me acerque a nuestra música

La superestructura cultural está colonizada

Me estàn colonizando diariamente a partir de cada transmisora

Esto es fascismo musical !!!

Me han habituado a llamar música

A este puente hipnótico beatles, rollings stones

Arrorrò mi niño duérmete, pero duérmete rápido

Que mientras más duermes

Más te inyectamos, más publicidad y más consignas

Sin embargo hay unos señores

En algún lugar de la superestructura

Que hacen música

La música se terminó en Beethoven ?

Dicen que no

Pero en qué bosque están escondidos ?

Objetivamente no tiene mucho sentido

Que me sorprenda la consecuencia

De un sistema en este plano

Está claro que un regimen capitalista

Colonizado económicamente

Debe serlo tambièn a todos los niveles

Los cerebros nativos màs capacitados

En cualquiera de las ramas del pensamiento

Son entrenados en el paìs de origen

Hasta que se perfilan como lo que son

La potencia colonizadora los atrapa

Por medio de los conocidos y tentadores

Sistemas de becas e instrucción superior

Una vez logrado el propósito

En estos cerebros se produce sutilmente

Una transformación por adecuación

Que los hace extranjeros a su medio origen

Son mentes creadoras al servicio

De los intereses colonizadores

La cultura o lo cultural

Es una linea importantísima a ese respecto

Tanto en cuanto el éxito en la colonización cultural

Hará que los aborígenes, nosotros!

Acepten la relación amo-esclavo

Y piensen literalmente como la potencia imperialista

Necesita que piensen

Es asì que los planteos en pos de una cultura nacional

Resultan màs que extraños

Debido a que la estructura mental

Colonizada con qué me hago la pregunta

Se ve de pronto en el vacío

No puedo hablar con el mismo lenguaje

Que mi enemigo

Es como cuando me pregunto :

El arte sirve a un propósito individual

O tiene un fin social ?

La raìz misma de la pregunta

Hace que resulte absurdo responderla

Desde el momento en que hago la dicotomía yo-otros

Desde allì mismo estoy condicionando el universo

Estudio entonces la función del arte en una tribu primitiva

Descubro que yo-otros-allì està fundido simbiòticamente

Ya tengo entonces la respuesta

Dejo de hablar en aquel lenguaje

De paso aprendo que más que las respuestas

Son las preguntas las que deben ser analizadas

Decía que no debía sorprenderme

Frente a este costado de la colonización

La “música” se puede oír exactamente

En cualquier parte del mundo

Lamentablemente las ondas están al servicio de cualquiera

Y ya sabemos quien tiene el transmisor más fuerte

Los músicos nuestros se encuentran en una situación

Extremadamente difícil, están sentados en dos sillas

En el fondo querrían hacer lo que hago yo

Pero también les falta técnica

Escuchan mi música pero no tienen la disciplina interior

Ni la autoeducación necesaria

Para formular por si mismos una música semejante

En consecuencia siempre caen en los estereotipos

En el momento esencial están perdidos

Y entonces cuando el medidor marca 120 golpean la batería

Y todo el mundo se pone a marcar el mismo ritmo

“A paso acompasado” ritmo de marcha

Ritmo de pulso ritmo de corazón

Todos esos ritmos mecánicos

Que también son los de nuestro cuerpo

Y no a algo libre a algo que vuele

A algo que me deje encontrar entre las medidas

Mi propio ritmo que me deje el tiempo

Algo que cambie que no sea estático

 

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin